Las reglas de juego claras y sostenidas, son el punto diferencial. A ello se suma la necesidad de generar una matriz productiva diversificada, con base en la rentabilidad petrolera.


Hoy la situación no pareciera ser la óptima, un documento presentado por el Institute for Energy Economics and Financial Analysis (IEEFA) señala que para aprovechar plenamente el potencial de las reservas del yacimiento Vaca Muerta harán falta entre u$s 15.000 y u$s 20.000 millones por año. El año pasado solo se invirtieron u$s 4.900 millones. Por su parte IHS Markit, una empresa de investigación del mercado energético mundial, estima que los activos en Vaca Muerta perderán u$s 13.000 millones como consecuencia de la bajada del precio del petróleo de u$s 60 por barril a u$s 30 por barril.


Ahora la provincia debe apuntar a dos desafíos estratégicos trascendentales
El primero hace referencia a diversificación de la “matriz productiva”, con el objetivo de morigerar la dependencia de los ingresos hidrocarburíferos. El arco político local sostiene que es el Estado el que logrará tal cometido, consideran que la planificación del desarrollo económico se debe realizar a través de institutos autárquicos o consejos de planificación, direccionando en forma conjunta el proceso productivo. Esta fue la idea estratégica aplicada ante el boom de recursos provenientes por la explotación de yacimientos de antaño. Lamentablemente la diversificación tan anhelada nunca llegó.


El otro desafío es la atracción de inversión extranjera directa. Los inversores observan la calidad institucional es decir las reglas de juego a la hora de invertir. Si tomamos los casos de Texas y Neuquén, no es la similitud en la geología de los yacimientos de Permian y Vaca Muerta lo que nos va a convertir en algo similar a Texas, sino las reglas de juego en la que se desenvuelve la actividad empresarial.


Texas es uno de los grandes productores mundiales de petróleo y gas, pero este sector representa tan sólo el 13% de su Producto Bruto Geográfico, que asciende en su totalidad a unos u$s 1.630,1 billones, ubicándose en el segundo lugar entre los PBG más grandes de EEUU. El estado de Texas en el 2019 mostró un ingreso per cápita de u$s 59.674.
La economía de Texas se encuentra totalmente diversificada.

Componen su PBG empresas dedicadas a: agricultura y ganadería, tecnologías y sector industrial, aeroespacial, de aviación y defensa; biotecnología y ciencias de la vida y tecnologías de la información. Hoy ocupa el segundo lugar en el informe de TechAmerica sobre empleos de tecnología en EE. UU y por sexto año consecutivo lidera el ranking nacional de exportaciones de bienes de alta tecnología.


El 16% de los puestos de trabajo en Texas se explica por la actividad exportadora de sus empresas, siendo el primer estado de los EE. UU, en cuanto a proporción de puestos de trabajo creados por la actividad exportadora del país. El 60% de todas las exportaciones de Texas se dirige países con los cuales EEUU tiene acuerdos de libre comercio. Las pymes son muy beneficiadas de este sistema, el informe titulado “Texas Small Business Profile 2019”, indica que 39.482 compañías exportaron bienes desde Texas. De esas, unas 36.590, es decir el 92.7%, fueron pequeñas firmas, las cuales generaron el 39.3% del total de las exportaciones. Texas exporto por un monto de u$s 315.900 millones.


Las reglas de juego aparecen como cruciales. La consultora “GOBankingRates” elaboró un estudio titulado “The Best Cities in America to Start a Small Business”, en el cual ubico a la ciudad de Austin en el puesto N° 1, Dallas N° 4 y Houston N°. 9. A su vez Texas ha ganado por 15va vez consecutiva el premio de la revista de negocios “Chief Executive”, como el mejor estado para hacer negocios. El informe destaca que a pesar de la caída de los precios del petróleo durante la pandemia la cual detuvo miles de pozos de petróleo y gas, Texas sigue destacando para los líderes empresariales por un inexistente impuesto sobre la renta, impuestos comerciales bajos, regulaciones simples, costo de vida razonable y una fuerza laboral diversa y creciente.


Sobre la diversificación de la matriz productiva y la atracción de inversiones. El Fraser Institute de Canadá, ha elaborado dos informes en el que se establece la relación existente entre las instituciones de la libertad económica y diversificación económica y donde los ejecutivos y gerentes de la industria petrolera mundial analizaron las regiones del mundo con mejor clima de negocios para la inversión en instalaciones de exploración y producción de petróleo y gas. El primer informe titulado “Libertad económica de Norteamérica”, en el cual se midió la relación entre libertad económica y prosperidad de las 92 regiones de América del Norte, llego a la conclusión de que cuando las políticas de los estados regionales, apoyan medidas sostenidas en el tiempo, que potencien la capacidad de los individuos para actuar en la esfera económica sin restricciones innecesarias, sumado a el respeto de la libertad de empresa y el derecho de propiedad, aumentan la llegada de inversiones que se asignan más eficientemente a sectores menos desarrollados, pero que brindan buenas oportunidades de rendimientos, y de esta forma se produce la diversificación económica.

Texas es una de las regiones de EE. UU con mayor libertad económica desde hace décadas. Otra lección es que los gobiernos altamente centralizados, encargados de legislar demasiadas áreas tienen pobres resultados, como el caso mexicano. Canadá y EE. UU. otorgan más autonomía a sus estados para decidir sus políticas económicas y tributarias, lo cual a su vez crea competencia entre las jurisdicciones para atraer inversiones. En aquellas áreas que son competencia absoluta de las provincias, deberían plantearse cambios profundos y el retorno a un real federalismo fiscal, debería ser un planteo de las provincias.


El otro informe presentado fue la encuesta global de competitividad titulada “Energy Sector Competitiveness 2019”. Esta ubica entre las 10 primeras jurisdicciones a nivel global, a todas regiones de los Estados Unidos, siendo Texas la jurisdicción más atractiva para la inversión en petróleo y gas. Esta elección fue realizada sobre 80 jurisdicciones que poseen el 53 % de las reservas mundiales probadas de petróleo y gas, y representan el 68 % de la producción mundial.
Sin dudas las instituciones de Texas, ameritan ser un caso de estudio para la Provincia de Neuquén.

Fuente:Diario de Rio Negro