Una publicación de archivo de Instagram dejó expuesto a Alejo Milanesi, junto con Lucas Pertossi estuvieron al borde de matar en su pueblo a un chico al que golpearon entre los dos

Un año antes de la brutal paliza que terminó con la vida de Fernando Báez Sosa (18), otro joven de 21 años fue hospitalizado en Zárate tras ser atacado a golpes y patadas por dos de los rugbiers imputados en el crimen de Villa Gesell, Alejo Milanesi (20) y Lucas Pertossi (19).

En las últimas horas trascendió un video en que puede verse a los dos deportistas -Milanesi con el torso desnudo- persiguiendo y golpeando a la víctima, que se animó a compartir el material y a brindar detalles de esa traumática madrugada en la que debió ser atendido en la guardia del hospital de la mencionada localidad bonaerense.

Ocurrió el 21 de enero de 2019, a la salida del boliche Apsara, cuando un chico fue abordado por Milanesi, quien fue liberado esta semana; y su primo por lado materno, Lucas Pertossi, uno de los que continúa detenido en el Penal de Dolores.

Ambos agresores lo esperaron fuera del local bailable, donde le pegaron sin ningún motivo hasta dejarlo inconsciente y le provocaron traumatismo facial y traumatismo ocular izquierdo, contó la víctima que prefirió mantener el anonimato por miedo a represalias.

Tras el ataque, Milanesi y Pertossi se jactaron de la golpiza en redes sociales. El primero salió en una foto, sin camisa, sacada por otro amigo, quien resaltó: “uno que pega poco”, mientras que Pertossi publicó en su cuenta de Twitter:  “3 noches seguidas a las piñas, si no hay piñas no pudo haber sido alta nocheeee jajajaja”.

“Cuando vimos lo que pasó en Gesell, nos volvió el terror al cuerpo. Pensamos que así podría haber terminado él, o peor, porque son chicos que en Zárate todo el mundo conocía su violencia y gozaban de impunidad”, destacó el familiar de la víctima.

Al trascender el hecho, revelaron que el papá de Pertossi los llamó: “Primero nos dijo que su hijo no había sido y después nos invitó a su casa. Nos dijo de ‘arreglar’. Nosotros le respondimos que iba a tener que arreglar con nuestro abogado”.

“Tienen una fama de pesados, incluso de cometer hechos delictivos, de apretar gente, de robar motos. No sabemos si lo hacen, pero acá es vox populi eso”, agregaron los familiares del joven.