El aviso fue publicado en el influyente Financial Times europeo

La ONG ecologista Avaaz manifestó este miércoles que quiere que el Club de París acepte canjear la deuda de Argentina por el compromiso de este país para conservar sus activos ecológicos. Esto evitaría al país llegar a la suspensión de pagos a la que se enfrenta sin un acuerdo en unas pocas semanas.

En un mensaje publicado este miércoles coincidiendo con la escala en la capital francesa del presidente argentino, Alberto Fernández, dentro de una gira europea centrada en la deuda, Avaaz apuesta por lo que, en un tono desenfadado, llama “un nuevo tango en París”.

Dirigido en particular a España, Francia e Italia -países de la gira de Fernández-, la ONG dejó un mensaje muy claro. Podrían dar “pasos concretos para relanzar el Club de París con un espíritu de cooperación innovadora en la era pospandemia”.

Se trataría de que los miembros del Club de París -que reúne a los principales acreedores públicos- reconocieran que pueden compensar “las deudas financieras por deudas ambientales con los países en vías de desarrollo” como Argentina, que a su parecer contribuyen al mantenimiento de la seguridad del planeta.

Con metodologías aceptadas internacionalmente, se calcularía cómo monetizar esas aportaciones medioambientales de Argentina. Además, se concretaría su compromiso para conservar activos ecológicos (áreas de bosques y marinas) pero también para potenciar un desarrollo sostenible. Por ejemplo, con hidrógeno verde o energías renovables.

Avaaz considera que es “un enfoque disruptivo e innovador para plantear las renegociaciones de deudas. El mismo implicaría cambiar el paradigma de país desarrollado-país emergente y pensar en términos de aportes y consumos”. Esto es sostenido en que “la huella ecológica puede ser un indicador apropiado para relanzar una discusión donde nuestras economías funcionen para esta y las futuras generaciones”.

Aunque Argentina es el país más endeudado de Latinoamérica, al mismo tiempo “posee un gran superávit ecológico y de recursos naturales que se estima que es más valioso que su deuda soberana”.

Gracias a su diversidad medioambiental, afirma que en esa región Brasil, México, Colombia, Perú y Ecuador tienen “un producto interior bruto (PIB) medioambiental que muestra una mayor riqueza que sus deudas externas financieras”.

REFINANCIACIÓN DE LA DEUDA

Fernández inició el domingo su gira por Europa para intentar lograr un acuerdo “in extremis” con el Club de París. El objetivo es la refinanciación de deudas por unos 2.400 millones de dólares.

Eso tiene su origen en un acuerdo sellado en 2014 con ese grupo de países acreedores. El mismo establecía un periodo de pago de cinco años, hasta mayo de 2019. Podría extenderse dos años pero con una tasa de interés muy superior.

En mayo de 2019, el Gobierno del entonces jefe del Estado, Mauricio Macri, no pudo abonar el saldo. Ahora, el Ejecutivo de su sucesor asegura que tampoco tiene recursos para pagar y querría una reprogramación.

Avaaz recuerda que el Club de París nació en 1956 precisamente para discutir de la deuda de Argentina. La historia se ha repetido muchas veces desde entonces, por eso recurre a la imagen de “dos bailarines que dan vueltas al compás del mismo tango”.

La foto que la ONG subió a Twitter.

Expresaron que sería constructivo “cambiar la melodía, dejar atrás los abusos del ‘Último Tango en París’ y pensar en bailar uno nuevo, esta vez inclusivo, verde y consensuado“.


-->