El presidente de Estados Unidos asegura que se trata de “una caza de brujas”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy que la intención de abrirle un juicio político mañana por incitar al reciente asalto al Capitolio es algo “absolutamente ridículo” que está causando “una enorme ira” entre sus partidarios.

En declaraciones en la Casa Blanca antes de volar a Texas, el mandatario republicano saliente dijo que el intento de iniciarle un segundo proceso de destitución en el Congreso es una nueva “casa de brujas”, pero afirmó que no quería “violencia en absoluto”.

En sus primeras declaraciones públicas a la prensa desde que cientos de sus partidarios vandalizaran el edificio del Congreso la semana pasada, Trump insistió en que su discurso previo urgiendo a sus seguidores a marchar al Capitolio fue “totalmente apropiado”.

El presidente agregó que la decisión de las grandes redes sociales de suspender sus cuentas de manera permanente también estaba provocando “ira” y que sigue gozando de un “enorme apoyo” popular.

“Sobre el impeachment, en realidad es la continuación de la mayor caza de brujas de la historia de la política”, dijo Trump sobre la acusación de juicio político por “incitación a la insurrección” que podría será votada mañana por la Cámara de Representantes.

Es ridículo, es absolutamente ridículo. Este juicio político está causando una enorme ira”, dijo a los periodistas, informó CNN.

Impulsada por la mayoría demócrata de la Cámara Baja, la acusación de juicio político menciona las denuncias falsas de Trump de fraude en las elecciones del año pasado y el discurso que dio a sus partidarios incitándolos a marchar al Congreso cuando éste certificaba su derrota en las urnas.

“Han analizado mi discurso, mis palabras y mi párrafo final, mi oración final, y todos pensaron que era totalmente apropiado”, dijo hoy sin embargo Trump.

La acusación, presentada ayer, dice también que mandatario puso en peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones y que seguirá siendo una amenaza para la Constitución y la democracia del país si se le permite continuar en el cargo, pese a que apenas quedan ocho días para la asunción del presidente electo, el demócrata Joe Biden.

“No queremos violencia, nunca la violencia, no queremos violencia en absoluto”, señaló el presidente en la Casa Blanca.

Trump agregó que los gigantes de las redes sociales como Twitter y Facebook cometieron un “error catastrófico” al suspenderle sus cuentas acusándolo de incitar a la violencia antes de que sus partidarios tomaran el Congreso.

“Están cometiendo un error catastrófico … Están dividiendo y dividiendo y están mostrando algo que he estado prediciendo durante mucho tiempo”, dijo Trump a los periodistas antes de abordar el Air Force One hacia Texas.

“Eso causa muchos problemas y mucha ira. Siempre hay una represalia cuando se hace algo así”, dijo.

Aunque insistió con que “siempre hay que evitar la violencia”, también se jactó de su gran base de apoyo y presentó esto como evidencia de que las redes sociales estaban cometiendo un error con su decisión.

“Tenemos un apoyo enorme. Tenemos apoyo como probablemente no haya visto nadie”, agregó.