Pese a la muerte de Joao Pedro Rodrigues, que participaba como voluntario, desde la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria informaron que continuarán probando la vacuna.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil anunció hoy que continuarán los tests de la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford y el laboratorio AztraZeneca luego de la muerte del médico Joao Pedro Rodrigues que participaba como voluntario en los ensayos con ese fármaco.

Anvisa, dependiente del Ministerio de Salud, comunicó que los estudios con la vacuna continuarán luego de haber recibido “datos de la investigación realizada por el Comité Internacional de Evaluación de Seguridad” que audita los testeos, informó la agencia de noticias ANSA.

En un comunicado, Anvisa detalló que el Comité Internacional “sugirió que prosiga el estudio” que se realiza en Río de Janeiro, San Pablo y otros estados del país.

El presidente Jair Bolsonaro destinó unos 400 millones de dólares al financiamiento del desarrollo de esta vacuna con el laboratorio AstraZeneca.

“Fuentes allegadas al estudio dijeron que el voluntario estaba dentro del grupo de personas que no recibió la vacuna, apenas el placebo”, informó el telediario Jornal Nacional de TV Globo ayer por la noche, noticia que fue ampliada hoy por la mañana en el portal G1.

El trabajo de pesquisa se realiza con la vacuna de Oxford en Brasil bajo la órbita del Instituto Fiocruz y la Universidad Federal Paulista (Unifesp).

El fallecido médico Rodrigues trabajó con pacientes con coronavirus desde marzo pasado en dos hospitales, uno privado y otro público, ambos de Río de Janeiro, donde también hizo guardias en un hospital de campaña.

De todos modos, no se descarta que se realicen más investigaciones acerca del caso Rodrigues.

Según un nuevo análisis de la Universidad de Bristol, difundido hoy en el Reino Unido, la vacuna fue sometida a pruebas rigurosas, y su equipo validó que sigue con precisión las instrucciones genéticas programadas.

David Matthews, director de la investigación, precisó que este es un estudio importante porque se puede confirmar las instrucciones genéticas que sustentan esta vacuna, que se está desarrollando lo más rápido posible de manera segura.

“Hasta ahora, la tecnología no pudo dar respuestas con tanta claridad, pero ahora sabemos que la vacuna está haciendo todo lo que esperábamos, y eso es solo una buena noticia en nuestra lucha contra la enfermedad”, precisó en un comunicado.

La vacuna se encuentra en ensayos clínicos de fase 3 para establecer aún más la seguridad del tratamiento.

La Unifesp informó que “hasta el momento los 8 mil voluntarios reclutados recibieron las 2 dosis indicadas en el estudio” y que “todo avanza de acuerdo a lo esperado sin ningún registro de situaciones graves relacionadas con la vacuna”.


-->