La logística y la lista de docentes está confirmada, solo falta la confirmación de la entrega de dosis.

El Director General de Escuela, José Thomas, reveló la posibilidad de que la semana próxima comiencen a vacunar a los docentes de Mendoza, aunque esta situación dependerá de la entrega de dosis por parte de la Nación.

Tomas adelantó a Sitio Andino: “Vamos a respetar el mismo orden de prioridades que establecen las resoluciones del Consejo Federal de Educación y la vacunación empezaría la semana que viene“.

“Serían unas 10 mil vacunas las que se colocarían en un principio, ya tenemos una lista conformada y estamos ajustando los trabajos de logística”, manifestó el funcionario.

Segú el artículo 11 de la Resolución N° 386/2021 del CFE se establece cuáles son los docentes que deben recibir primero la dosis de la vacuna contra el coronavirus:

Grupo 1

  • Personal de dirección y gestión
  • Personal de supervisión e inspección
  • Docentes frente a alumnos y alumnas de Nivel Inicial (incluye ciclo maternal), Nivel Primario, primer ciclo (1°, 2° y 3° grado) y de Educación Especial.

Grupo 2

  • Personal de apoyo a la enseñanza
  • Todo otro personal sin designación docente pero que trabaja en establecimientos educativos de la educación obligatoria en distintas áreas y servicios (maestranza, administración, servicios técnicos, servicios generales, y equivalentes).

Grupo 3

  • Docentes frente a alumnos y alumnas de Nivel Primario, segundo ciclo (4° a 6°/7°).

Grupo 4

  • Docentes frente a alumnos y alumnas de Nivel Secundario, de Educación Permanente para Jóvenes y Adultos en todos sus niveles e instructores de formación profesional.

Grupo 5

  • Docentes y no docentes de institutos de educación superior y universidades.

“Al momento de planificar la vacunación, cada jurisdicción podrá incorporar un criterio territorial de priorización dentro de cada uno de estos grupos para iniciar con la vacunación del personal que resida en las localidades de mayor circulación o que se desplacen entre localidades con distintas realidades epidemiológicas”, aclara el texto.


-->