Los reconocidos cantantes se expresaron a favor del trapero cordobés, quien mantiene una disputa judicial con sus exproductores

Este domingo por la noche, Soledad Pastorutti y Abel Pintos, dos íconos de la industria musical argentina, respaldaron a Paulo Londra. El cantante cordobés se encuentra luchando para liberarse de los términos de un contrato que no le permite publicar nueva música.

Vía Twitter, en primer término se manifestó la santafesina, mientras que el bonaerense recogió el guante y también dejó una sentencia para reforzar el hashtag #FreePaulo, usado por toda la escena urbana argentina para clamar por la libertad del trapero cordobés.





“¿Mi gente se prende con esto? Me siento muy identificada con él… Viví algo parecido, menos grave quizás, pero sé lo que se siente y en ese momento el apoyo de la gente y algunos colegas me hizo muy bien”, escribió Soledad, quien refirió tácitamente a los problemas que tuvo cuando, en sus inicios, tuvo que ir a Tribunales para liberarse de un vínculo artístico – contractual que la unía a César Isella.

Abel, por su parte, posteó: “#FreePaulo o como cada quien lo quiera decir, pero que se dejen de joder a un creativo y talentoso como Paulo Londra y lo dejen hacer, editar y compartir música”.

Lo concreto es que el trapero de barrio San Salvador tiene por aliados a dos pesados de la música popular, que también explotaron jóvenes y tuvieron que aventurarse en un negocio voraz que, a veces, no contempla rasgos de humanidad.

EL CONFLICTO ENTRE PAULO LONDRA Y BIG LIGAS

Específicamente, Paulo Londra mantiene una disputa judicial con el productor colombiano Ovy On The Drums (Daniel Oviedo) y el empresario Kristoman (Cristian Salazar), líderes del sello Big Ligas.

El motivo fue el de dejar de publicar música con asistencia creativa de Ovy y bajo el paraguas editorial de esa etiqueta. “Me habían hecho firmar algo sin ver, sin un letrado a mi lado y sin posibilidad de analizarlo con alguien cercano mío”, fundamentó Londra en el momento en el que decidió blanquear su conflicto.

Los colombianos no atendieron el reclamo ni quisieron llevar adelante un arreglo alternativo, por lo que el cantante cordobés no puede actuar en vivo ni publicar nueva música. De esta manera, se vio condicionado a accionar legalmente.

Los detalles del proceso y la fecha de resolución se mantienen en un hermetismo total, tanto desde el lado de Big Ligas como del entorno íntimo de Londra y Buena, la productora con la que trabaja.


-->