Sergio Levinsky CONTRATAPA Lunes, 6 de Enero de 2020

Un debate en España que acerca a Pedro Sánchez a la presidencia

Por Sergio Levinsky

Lunes, 6 de Enero de 2020
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Lunes, 6 de Enero de 2020 | Por Sergio Levinsky

En España tienen un adjetivo muy preciso para lo que fue, este pasado fin de semana, el primer debate de investidura de esta etapa: "bronco", algo así como abroncado, con saña, con odio, con discursos incendiarios de un lado y del otro de las bancadas, y que dio como resultado un triunfo del candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez por 166 votos a 165, que por tercera vez no pudo ser investido presidente de gobierno (las otras dos fueron tras las elecciones de abril pasado), pero que abren un compás de esperanza, con cierta solidez, para que todo se resuelva mañana en el Congreso de los Diputados porque en vez de mayoría absoluta (176 votos sobre 350 escaños) necesitará mayoría simple (más síes que noes) y eso parece asegurado con la abstención de Esquerra Republicana de Cataluña (izquierda independentista catalana) y de Euskal Herría Bildu (independentismo vasco).

Hay dos grandes diferencias respecto de la frustrada investidura de Sánchez tras las elecciones de abril pasado, ganadas por el PSOE. En aquella oportunidad, y más allá de las responsabilidades que se achacaron unos a otros, el PSOE (centroizquierda) y Unidas Podemos (izquierda), cuyo líder es Pablo Iglesias, no lograron ponerse de acuerdo sobre los cargos y los programas y eso obligó a nuevas elecciones el pasado 10 de noviembre, en las que otra vez se impuso Sánchez, aunque no sólo ahora por un margen menor a abril, sino que esos comicios marcaron el tremendo ascenso de los ultraderechistas (neofranquistas y en cierta forma medioevalistas) de Vox.

La otra gran diferencia es, justamente, que a partir del ascenso de Vox (que incluso se tragó en buena parte a un movimiento joven de centroderecha como Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, directamente se retiró de la política), PSOE y Unidas Podemos, con menos votos que en abril, se dieron cuenta de que si no se ponían de acuerdo ahora, y había que llamar nuevamente a elecciones, los antisistema iban a aprovecharlo para seguir creciendo y acaso de manera imparable al notarse que los partidos políticos no logran acuerdos y apenas un día después de los comicios, Sánchez e Iglesias ya estaban abrazándose, aunque ni así llegaban al número de escaños para formar gobierno.

Esto provocó que ambos apelaran a un  acuerdo con Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), que en abril estaba dispuesta a ayudarlos en caso de que se unieran, pero las circunstancias, ahora, eran otras. ERC se había impuesto en las elecciones catalanas y con dirigentes presos por intentar la secesión en octubre de 2017, podía presionar con eso debido a que Sánchez continúa siendo presidente en ejercicio pese a haber finalizado su mandato, debido a que nadie tiene los votos necesarios para formar gobierno.

Así es que desde el 11 de noviembre, a fuego muy lento, se fue tejiendo un acuerdo entre la alianza PSOE-Unidas Podemos y ERC, al que se sumó Bildu, que tenía muchas complicaciones porque Sánchez siempre se había opuesto a cualquier intento de separación catalana de España y hasta le había manifestado su apoyo al entonces presidente Mariano Rajoy, del PP, al que luego desplazó por una moción de censura y se quedó con su cargo, ante los primeros atisbos independentistas.

Además, ERC concurría con mucha más firmeza que en abril, como ganadora de sus comicios autonómicos y con la posibilidad de negociar, acaso, una reducción de la condena de sus presos o directamente, la absolución, algo difícil porque todo aquello debía atravesar las esferas del Poder Judicial español, pero el líder de ERC, Oriol Junqueras, preso en Madrid, dio el visto bueno para negociar otras cuestiones, como la conformación de una mesa entre el futuro gobierno español y los independentistas, para convocar a algún tipo de votación futura.

De esta forma, Sánchez se aseguró, al menos, la abstención de 18 votantes, con lo cual no llegaba ayer a la mayoría absoluta, pero todo indica que sí consigue la mayoría simple, incluso con un voto más, el de Aina Vidal (En Comú-Podem, la versión catalana de Unidas Podemos), que, estando enferma, para la votación anterior no pudo registrar su voto telemático. Es decir que si todo ocurre por las vías normales, Sánchez obtendría 167 votos afirmativos, 165 negativos y 18 abstenciones.

Pero las 18 abstenciones de ERC y Bildu no le resultan gratuitas a Sánchez, acusado por las bancadas de derecha y ultraderecha (Ciudadanos, PP y Vox) como genuflexo ante los independentistas, de haber ofendido a las instituciones españolas, mientras unos gritaban "asesinos" y otros, como la nueva líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, apelaban a la ética para que algún diputado del PSOE "reflexione" sobre este tipo de acuerdo de su partido y no acompañe la votación favorable a Sánchez para mañana. "Guarde su bolsa de dinero porque en esta bancada del PSOE nadie cambiará de parecer", le respondieron.

Desde ERC, su líder parlamentario Gabriel Rufián llegó a calificar de "monstruo" a los partidos de derecha y dio a entender que pese a tener enormes diferencias con el PSOE "nos une el espanto".

En ese clima, con una ajustada diferencia de dos votos, que el PSOE trata de cuidar como un tesoro, tratando de que no haya transfugadas, como ya ocurrieron el Congreso, hace dos décadas, cuando los socialistas perdieron presidir la provincia de Madrid cuando dos diputados no aparecieron, sorpresivamente, a la hora de votar.

En medio de estas tensiones, España se juega la posibilidad de tener, por fin, gobierno desde mañana, y no tener que llamar a elecciones otra vez, sometiendo a todos a un enorme desgaste, y con lo impredecible de que la ultraderecha, minúscula hace poco menos de un año, siga creciendo sin parar.

(salevinsky@jornadaonline.com)

Seguí leyendo