Sergio Levinsky CONTRATAPA Domingo, 22 de Setiembre de 2019

Un fin de semana que cambia la percepción del Superclásico

Los resultados pueden ser circunstanciales, aunque en este caso, no lo son por el contexto en el que se produjeron.

Domingo, 22 de Setiembre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Domingo, 22 de Setiembre de 2019 | Los resultados pueden ser circunstanciales, aunque en este caso, no lo son por el contexto en el que se produjeron.

No es tanto que Boca le haya ganado el clásico a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro o que River haya caído como local ante Vélez en el Monumental, sino que esto ocurrió como consecuencia de un proceso lógico que puede influir dramáticamente en un cambio de percepción sobre lo que puede suceder desde el martes 1 de octubre, cuando se juegue el primero de los dos Superclásicos de la semifinal de la Copa Libertadores de América.
Hasta comenzar esta nueva Superliga había una certeza. River estaba mejor que Boca por varias razones pero una, fundamental, que es la anímica. Este River de Marcelo Gallardo, además de múltiple campeón en el ámbito internacional venía de ganarle a Boca la final más importante de la historia jugada entre ambos en Madrid y luego del enorme desgaste sufrido por los dos que incluso mantiene la curiosidad sobre lo que en los próximos días debe fallar el TAS, el máximo tribunal mundial deportivo con sede en Lausana, Suiza, respecto de aquella definición de diciembre.
Este triunfo le dio a los "Millonarios" una tranquilidad de espíritu muy especial. Prácticamente jugaban sin presiones, liberados, sin ninguna mochila, sabiéndose aceptados por su público hagan lo que hagan y por mucho tiempo, al contrario de Boca, que al comenzar 2019, se encontraba en una situación muy particular porque.¿qué hecho puede revertir nada menos que una derrota ante el máximo rival y en una circunstancia como la que tocó?
En aquel momento, escribimos que lo que Boca necesitaba era tener como director técnico una especie de "Toto" Lorenzo moderno. La situación se asemejaba a enero de 1976, cuando el River de Ángel Labruna venía de ganarlo todo, arrasando a sus rivales y terminando nada menos que con 18 años de sequía con un bicampeonato (Metropolitano y Nacional) y se proyectaba a la Copa Libertadores y a la Intercontinental con un plantel que era la base de lo que luego sería la selección argentina campeona del mundo en 1978. No era casual que sus hinchas cantaran en las tribunas "Vamos vamos River, vamos vamos a ganar, que este año no paramos, hasta ser campeón mundial".
La dirigencia de Boca, entonces con la conducción de Alberto J. Armando, decidió un cambio revolucionario. Reemplazó a Rogelio Domínguez, un director técnico con el que el equipo había desplegado un fútbol maravilloso por tres años, aunque sin títulos, por otro como el experimentadísimo Juan Carlos Lorenzo, de gran campaña con Unión de Santa Fe, y tres años antes bicampeón con San Lorenzo, además de haber estado a cargo de la selección argentina en dos Mundiales (1962 y 1966) y del Atlético Madrid campeón intercontinental en 1974.
Lorenzo, al contrario de Domínguez, no garantizaba un fútbol tan bonito, estético, sino eficaz. Así lo había sido con todos sus equipos, siempre protagonistas, pero además, el DT se propuso cambiar la mentalidad para poder frenar a ese River ganador aunque parecía imposible y hasta alteró el diseño de la indumentaria, y renovó completamente el equipo. Desde finales de 1975 a inicios de 1976, ya casi no quedaba nadie, apenas Roberto Mouzo, Alberto Tarantini, Jorge Benítez y Darío Felman, al que cambió de punta en el ataque. Todo nuevo.
El resultado no pudo ser mejor: Boca fue bicampeón en 1976, y en 1977, acabó ganando la Copa Libertadores (que repitió en 1978) y la Copa Intercontinental, superando a River, que no pudo conseguir aquellos títulos internacionales para los que se había proyectado, con un dato no menor en tiempos actuales: en la fase de grupos de la Libertadores, contra River, Peñarol y un gran equipo de Defensor uruguayo, dirigido por el profesor De León, terminó con el arco en cero, sin goles en contra en los seis partidos.
Mucho de todo eso se parece demasiado a estos tiempos. Gustavo Alfaro, como antes Lorenzo, también provenía de dirigir varios equipos chicos, con los que tuvo éxito (especialmente, Arsenal), y con Huracán, su anterior experiencia, tuvo dominado a River, especialmente en los partidos importantes.
Alfaro, un tipo indudablemente inteligente, con sentido común y experiencia más que suficiente, apeló al fortalecimiento y la concentración en objetivos, haciendo olvidar pronto la derrota de Boca en la final de Madrid, cambió a la mayoría de esos jugadores (hoy quedan solamente Esteban Andrada, Julio Buffarini, Carlos Izquierdoz, Sebastián Villa, Wanchope Ábila y Carlos Tévez, de los que varios no son titulares), y paró al equipo de atrás hacia adelante, hasta llegar a la actualidad, en la que hay una coincidencia general en que hacerle un gol a Boca resulta una empresa muy difícil.
Aunque parezca mentira, pasaron poco más de nueve meses de la derrota de Boca en Madrid, y el equipo no tiene goles en contra en siete fechas de la Superliga, y desde que se inició la temporada 2019/20, recibió un solo gol en doce partidos, tomando en cuenta la Copa Libertadores y la Copa Argentina, y el único gol recibido.fue al arquero suplente, Marcos Díaz.
En este punto, el partido ante San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro fue una demostración de poderío mucho mayor aún que el empate 0-0 en el Monumental pocas semanas atrás, porque en aquella ocasión, el equipo renunció completamente a atacar en pos de demostrarle a su máximo rival que está de pie (al menos, es lo que manifestó luego Alfaro) y en cambio ahora decidió salir y ser contundente (incluso le anularon un gol a Franco Soldano, que era válido).
Por el lado de River, si bien su poderío es indudable y su plantel, de enorme jerarquía, aparecieron en estos últimos días algunos síntomas de ciertos resquebrajamientos. El no haber podido ganarle a Boca (que se presentó con algunos suplentes), el haber ganado un solo partido de cuatro como local en la Superliga y sus dificultades para terminar de imponer su juego en el Monumental tanto en el torneo local como en la Copa Libertadores y algunos errores defensivos evidenciados ante Vélez en su derrota de ayer, dejan sembradas algunas dudas para los dos Superclásicos que vienen, más allá de lo que representa este plantel y de su enorme capacidad para sobreponerse a todo.
Lo cierto es que desde el martes 1 de octubre viviremos, impensadamente para lo fuerte que resultó la final de la Copa Libertadores de 2018, un rápido escenario de enfrentamientos por la semifinal apenas un año después, pero las circunstancias parecen otras, completamente distintas.
Es lo hermoso del fútbol, deporte inigualable en el planeta: la capacidad de que en cada ocasión, el contexto pueda cambiar y que nadie tenga garantizado el éxito y que los corazones palpiten otra vez con la esperanza de festejar.

Seguí leyendo