Sergio Levinsky @sergiole Martes, 4 de Junio de 2019

El Liverpool, una máquina y un equipo de autor

Martes, 4 de Junio de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Martes, 4 de Junio de 2019 |

Desde Madrid 

Era la tercera final en cuatro años para este Liverpool al que dio vuelta como una media el entrenador alemán Jürgen Klopp, y era la cuarta definición europea para el germano, que nunca había podido ganar alguna hasta la calurosa noche del sábado en el estadio Wanda Metropolitano del Atlético Madrid. 

Ante el Tottenham Hotspur de Mauricio Pochettino, el Liverpool se encontró con un dudoso penal a su favor antes del minuto inicial, por una supuesta mano de Moussa Sissoko, que transformó Mohamed Salah, e inmediatamente las sensaciones comenzaron a ser las opuestas que un año antes en Kiev ante el Real Madrid, cuando el arquero Loris Karius fue responsable de dos goles imposibles.

Ni el Liverpool ni el Tottenham jugaron bien, entre los nervios de una final (que les hicieron fallar demasiados pases poco habituales) y el tremendo calor reinante, pero además, porque un equipo con tanta vocación ofensiva como los “Reds” esta vez entendió que era demasiado preciado lo que estaba consiguiendo (la última Champions había sido en 2005 y nunca ganó una Premier League desde su nuevo formato en 1992), y prefirió conservar la ventaja antes que arriesgar, mientras que los Spurs no podían salir de su letargo, impactados por el penal en contra demasiado pronto.

Recién en el segundo tiempo, cuando Pochettino pudo utilizar el descanso para motivar al plantel, el Tottenham salió distinto, pero chocó siempre contra el arquero brasileño Alisson Becker pero más aún contra el fornido defensor holandés Virgil Van Dijk, elegido mejor jugador del partido, y uno de los escasos jugadores que podrían pelearle el Balón de Oro a Lionel Messi.

Lo de Van Dijk es una prueba cabal de que el Liverpool es un equipo de autor, como pocas veces se vio con tanta claridad. Cuando se abrió el mercado invernal europeo de 2017, Klopp pidió a los dirigentes que le trajeran al holandés, que en ese momento jugaba para el Southampton. “Es ese, o no me traigan a nadie”, exigió el alemán. El club de Anfield pagó 85 millones de euros, lo máximo que hasta hoy se gastó en un defensor en el mundo, pero después, no hubo debate. La llegada de Van Dijki había sido un notable acierto, y el Liverpool no sólo ganó la Champions, sino que peleó la Premier League hasta el mismísimo final ante el poderoso Manchester City de Josep Guardiola.

El Liverpool es un equipo muy particular, por sus frenéticos ataques, o retrocesos, en bloque. Contrariamente a la moda, el mediocampo casi no existe para los “Reds”. Es un lugar de paso por el que se transita a velocidad hacia adelante o atrás, mientras su presión, cuando la pelota la tiene el contrario, es asfixiante.

Es cierto que en semifinales pudo quedarse afuera de la Champions. Había perdido 3-0 ante el Barcelona en el Camp Nou en la ida (sobre la hora, Dembélé se perdió el cuarto de manera increíble), y con varios lesionados, pocos creían en una remontada en Anfield, que sin embargo ocurrió.

El Liverpool, que llega a su sexta Copa de Europa, es un merecido ganador de esta Champions porque desde hace rato viene dominando en Europa y porque tiene muy claras sus ideas. Y va por más.


Seguí leyendo