En febrero se registró la tasa más baja de fallecidos en accidentes viales de los últimos 20 años. Mendoza implementa políticas públicas para generar conciencia y seguridad vial.

En febrero, y luego de 20 años, Mendoza registró la cifra más baja de muertos en accidentes viales. Estos datos se dieron a conocer la semana pasada, justo cuando se conmemoró el Día Mundial de la Seguridad Vial. Para ello hay que destacar dos puntos fundamentales: la implementación de la Ley de Seguridad vial 9024, y las constantes políticas implementadas por el Gobierno provincial.

Según los datos, en febrero murieron cuatro personas por siniestros viales, en lo que significa el número más bajo de las últimas dos décadas. Por ejemplo, en febrero del 2019 hubo 14 víctimas por accidentes de tránsito, mientras que en el mismo mes pero de 2018 y 2017, hubo 12 y 28, respectivamente.

En este sentido el antecedente con menos fallecidos en un mes se produjo en septiembre del 2014 y en noviembre de 2016, con 5 víctimas fatales en cada mes.

Consultado por Radio y Diario Jornada, Orlando Corvalán, director de la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial del Gobierno de Mendoza, dio detalles sobre las políticas que se están llevando a cabo para disminuir el flagelo de los siniestros fatales.  

“En enero habíamos registrado una baja, y febrero nos dio la taza más baja de muertos en siniestros viales de los últimos 20 años, que fueron 4 personas. Es algo a destacar porque ahí todavía no se había decretado la pandemia por el coronavirus”, indicó el funcionario.

Luego afirmó que “eso nos da más fuerzas para seguir trabajando en los tres ejes en los que se basa la seguridad vial: los controles, la infraestructura vial, y en la educación vial. Allí debemos poner énfasis día a día”.

Corvalán destacó que la provincia viene implementando diferentes medidas y leyes para disminuir esta problemática. Una de ellas fue el endurecimiento de las multas para quienes conduzcan con más de 0,5 gramos de alcohol en sangre.

“Mendoza ha sido un ejemplo en algunas leyes puntuales, como por ejemplo los controles de alcoholemia, y también los juzgados exclusivos de tránsito”, destacó.

En este sentido el funcionario detalló que se trata de un trabajo que “no termina nunca”, y que “día a día hay que seguir poniendo énfasis en crear hábitos de manejos saludables”.

Sobre esto último, Corvalán lamentó que aún no logran erradicar el uso del celular mientras se conduce: “Es un dato que nos preocupa muchísimo, aún no logramos que la gente deje el celular cuando maneja”

“En otros puntos hemos avanzado muy bien, como por ejemplo con el uso del casco. Si bien hay una campaña nacional, el año pasado Mendoza fue una de las provincias que mayor índice de uso tiene. Por ejemplo, en el Norte del país eso no sucede”, añadió.

Además destacó que en la Seguridad Vial hay dos puntos que se complementan a la perfección: las campañas de concientización y las multas. “Las dos son muy importantes. Las campañas nos permiten generar conciencia y hábitos de manejo, y las altas multas terminan sirviendo para prevenir”, explicó.  

“La concientización produce sobre todo una mejora en las futuras generaciones. Hoy vemos a chicos de 4 o 5 años que le dicen a los padres que manejen más despacio, o que no usen el celular cuando manejan”, sostuvo Corvalán.

Por último sobre los pasos a seguir de su gestión, Corvalán manifestó: “Vamos a seguir haciendo énfasis en la educación y en los controles viales. Por suerte hoy en día todos están haciendo un gran trabajo en Mendoza”.