Los despachos de vino destinados al consumo en el mercado interno registraron en abril un crecimiento de 1,1% con relación a igual mes de 2019, con un alza de las ventas de botellas magnum y damajuanas, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

En el primer mes completo del aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del coronavirus, y pese al cierre total del denominado canal HoReCa (hoteles, restaurantes y café-bares), se comercializaron en el mercado interno 66,8 millones de litros de vino, 1,1% más que los 66,1 millones de igual mes de 2019.

En tanto, en el primer cuatrimestre del año se vendieron en el mercado interno 262,6 millones de litros de vino, 3,7% más que los 253,2 millones de igual período de 2019, de acuerdo al relevamiento del INV.

En el mes pasado se destacó el crecimiento de las ventas en los envases de entre 1.001 y 1.500 centímetros cúbicos, denominados “magnum”, que registraron un alza de 30,8%, seguidos por las damajuanas, con una suba de 18,7%.

En cambio, las ventas de botellas de entre 651 y 750 centímetros cúbicos registraron una caída de 13,6%; las de bag in box, una baja 21% y las de tetra brick, un descenso marginal de 0,2%.

Por su parte, en el acumulado cuatrimestral, volvieron a encabezar la suba las ventas de botellas de entre 1.001 y 1.500 cm3, con un incremento de 35,6%; seguidas en este caso por las de bag in box, con un alza de 14,7%.

En cambio, entre enero y abril, cayeron las ventas de vinos envasados en botellas de entre 651 y 750 cm3 (2,9%), damajuana (5,1%) y tetra brik (1,8%).