El “Peque”, 10° del ránking mundial y único argentino que sigue en competencia en single, sigue sin perder ni siquiera un set en el polvo de ladrillo francés. Este lunes mantuvo un nivel alto de juego para sacarse de encima al alemán en tres sets.

El tenista argentino, Diego Schwartzman, 10° del ránking mundial y único argentino que permanece en competencia en el cuadro principal de Roland Garros, demostró este lunes que el gran nivel que mostró la primera semana no fue casualidad y avanzó a cuartos de final con una victoria en sets corridos sobre el alemán Jan-Lennard Struff (42°).

El encuentro en el estadio “Suzanne Lenglen”, segundo en importancia en el complejo ubicado en el barrio parisino de Bois de Boulogne, se resolvió con parciales de 7-6 (9), 6-4 y 7-5, en casi tres horas de juego.

“Peque” Schwartzman todavía no perdió un set en su tránsito por el segundo Grand Slam de la temporada, donde venció consecutivamente al taiwanés Yen Hsun Lu (680), el esloveno Aljaz Bedene (56) y el experimentado alemán Philip Kohlschreiber (132°).

Es cierto que este lunes ante Struff estuvo cerca de perder ese privilegio, porque en el primer parcial el alemán se puso 5-1 arriba y 40-15 con su servicio, pero el “Peque” reaccionó de la mejor manera.

“Había que jugar algunos games más porque la gente lo estaba pasando bien. Cuando gano el primer set me siento muy bien, tengo buen récord en cinco cuando empiezo ganando”, dijo Schwartzman, con su característico buen humor.

“Fue un partido muy duro, en ningún momento me sentí muy cómodo. Traté de jugar con lo que había hoy, luché, sabía que me iba a dar errores él pero por momentos cometí más que él. La tensión me jugó una mala pasada hoy”, analizó en declaraciones a transmisión oficial.

Además, sigue su camino a la defensa de las semifinales que logró en 2020, su mejor resultado en un torneo de Grand Slam, y por tercera vez está en cuartos en el polvo de ladrillo francés, algo que solo lograron Juan Martín Del Potro y Guillermo Cañas.

Estos cuatro triunfos consecutivos le permitieron situarse como el quinto argentino más ganador en la historia de los Grand Slam, con 43, por detrás de Guillermo Vilas (138), Juan Martín Del Potro (97), David Nalbandian (86) y de su actual entrenador Juan Ignacio Chela (46).

Struff, por su parte, venía de dejar en el camino al juvenil español Carlos Alcaraz (97°), una de las sensaciones del circuito profesional en esta temporada con apenas 18 años, y batalló con la potencia de su saque, aunque no le alcanzó con el talento del porteño de 28 años.

Ahora, el argentino espera por el vencedor del cruce que más tarde este lunes tendrán el español Rafael Nadal, actual número tres y máximo ganador de Roland Garros con 13 conquistas, y el italiano Jannik Sinner (19º).

“No estoy muy feliz que me tenga que tocar Rafa en la próxima ronda y nunca he enfrentado a Sinner. Pero me siento muy cómodo en París, más allá que en la gira sobre polvo de ladrillo no venía con buenos resultados”, lanzó Schwartzman.

El otro integrante de la Legión argentina que había llegado hasta octavos de final en singles fue el azuleño Federico Delbonis (51°), que quedó eliminado este domingo ante el español Alejandro Davidovich (46°), con parciales de 6-4, 6-4, 4-6 y 6-4.


-->