A pesar de las quemaduras que sufrio la menor, su madre no la llevó inmediatamente al hospital, porque tenía miedo de que se “contagie de coronavirus”. La justicia solicitó que se realice la autopsia y ordenó secuestrar elementos de la casa en donde ocurrió el hecho

Una beba de tres años de la zona de Pocito, San Juan, falleció ayer por quemaduras en todo su cuerpo, luego de haberse caído en un fuentón con agua hirviendo. Por su parte, la madre no llevó a su hija inmediatamente al hospital por miedo a contagiarse de coronavirus.

Según oficiales de la Comisaría séptima de la ciudad sanjuanina, la beba cayó al fuentón con agua caliente que su madre había preparado para bañarla. A pesar de que la mamá de 30 años intentó curarla con remedios caseros, no obtuvo resultados positivos.

Sin atender la urgencia de los dolores que sufria su hija, la mujer decidió no ir al médico porque “tenía miedo de que se contagiara de coronavirus”, aseguraron fuentes policiales.

Más tarde, cuando la beba empezó a vomitar, tomaba mucha agua y comenzó a faltarle el aire, la madre finalmente llevó a su hija al centro de salud con su vehículo particular. Luego de atender a la beba, los médicos le informaron a la madre que su hija había fallecido.

La policía de San Juan inició una investigación e indicaron a los medios locales que por el momento “no se puede hablar de negligencia”. Sin embargo, no descartron que pueda existir una orden de detención, porque en muchos casos similares se resolvió de esa manera.

Asimismo, la jueza del Tercer Juzgado Correccional, Mónica Lucero, ordenó que se le practicara la autopsia a la beba y solicitó que personal policial secuestrara elementos de la casa en donde ocurrieron los hechos.