¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Día Internacional del Hummus: Historia, controversia y versiones creativas

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

4° Mendoza

Lunes, mayo 27, 2024

RADIO

ONLINE

4° Mendoza

Lunes, mayo 27, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

Día Internacional del Hummus: Historia, controversia y versiones creativas

Aunque el clásico es el que se elabora con garbanzos, el hummus no deja de ser una pasta o paté vegetal y, como tal, se puede versionar de mil formas distintas

Redacción
13/05/2024 14:36
El hummus se prepara triturando garbanzos cocidos, pasta tahini
PUBLICIDAD

En 2008 el Líbano acusó a su vecino de haberse apropiado de un plato que les pertenecía y de estar lucrando a costa del hummus, dado que en muchas partes del mundo se lo consideraban una receta israelí.

La mención más antigua que hay del Hummus se remonta al Siglo XIII, pero no está claro quién ni porqué se lo nombra. Lo cierto es que ambas naciones solicitaron que se hiciera un reconocimiento público de la autoría del plato para su país (Líbano incluso se lo exigió formalmente a la Unión Europea) y el resultado fue que no obtuvieron ninguna respuesta al respecto.

Numerosos países consideran al hummus parte de su patrimonio culinario, entre ellos Jordania, Siria, Egipto, Palestina

Esta “crisis” de coste gastronómico, cultural y económico dio origen al primer Día Internacional del Hummus, que tuvo lugar en 2012 a iniciativa del tecnócrata judío llamado Ben Lang, quien lo instauró en la certeza de que, gracias a la aceptación que tiene el hummus (cuyo nombre original es hummus bi tahini, es decir garbanzos con pasta de sésamo) y a su versatilidad a la hora de prepararlo y comerlo podría ser un alimento que “una a todo el mundo”.

Aunque el clásico es el que se elabora con garbanzos, el hummus no deja de ser una pasta o paté vegetal y, como tal, se puede versionar de mil formas distintas, ya sea el cambiando el tipo de legumbre de base o añadiendo verduras, especias o hasta frutas.  Esta crema de garbanzos cocidos, enriquecida con jugo de limón, pasta de tahine (pasta de sésamo) y aceite de oliva es un deleite para el paladar y también un legado gastronómico que ha viajado a través de milenios.

Numerosos países consideran al hummus parte de su patrimonio culinario, entre ellos Jordania, Siria, Egipto, Palestina, Turquía, así como Israel y Líbano. Cada uno de estos países aporta una variante única a la preparación del hummus

Versiones del hummus clásico

El hummus se prepara triturando garbanzos cocidos, pasta tahini (una pasa a base de semillas de sésamo tostadas), ajo, zumo de limón, comino molido y una pizca de sal, y añadiendo un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.

Esta receta tan sencilla admite multitud de cambios, como los que veremos a continuación:

- Hummus de lentejas 

Si cambiamos los garbanzos cocidos por lentejas cocidas tenemos un hummus de color algo más oscuro (si usas lentejas marrones), textura más ligera y con un sabor más terroso, pero igual de delicioso. Las lentejas son una buena fuente de ácido fólico y hierro y aportan algo más de proteína que los garbanzos.

Si cambiamos los garbanzos cocidos por lentejas cocidas tenemos un hummus de color algo más oscuro

- Hummus de alubias blancas
Otra forma de variar de proteína vegetal es sustituir los garbanzos por alubias blancas cocidas. Estas legumbres tienen una textura más suave con lo que el hummus será más cremoso y tendrá también un sabor diferente: más ligero y dulce. Además, las alubias blancas aportan un extra de calcio y hierro.

- Hummus de alubias negras
De color marrón oscuro, este tipo de hummus en el que se sustituyen los garbanzos por alubias negras suele tener una textura más espesa y menos suave (puesto que su piel es más gruesa). También su sabor es más intenso y algo más dulzón, que queda muy bien si le añades especias picantes.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD