¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Alimentos y nutrición saludable para los más chiquitos

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

6° Mendoza

Lunes, mayo 20, 2024

RADIO

ONLINE

6° Mendoza

Lunes, mayo 20, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

Alimentos y nutrición saludable para los más chiquitos

Una alimentación saludable es fundamental para el bienestar físico, emocional y cognitivo de los niños. Fomentar hábitos alimenticios positivos desde temprana edad es crucial para su crecimiento y desarrollo

Redacción
20/03/2024 14:22
Niño bien alimentado, obtiene beneficios en cuerpo y mente
PUBLICIDAD

Se considera que una alimentación saludable para niños es aquella que les brinda todo lo que necesitan para tener energía, sentirse bien, crecer y mantener su salud. Este tipo de alimentación se compone de una dieta equilibrada en la que se consumen carbohidratos, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales.

Los beneficios de una alimentación saludable para los niños son amplios y abarcan tanto su salud física como mental

Salud física: La alimentación equilibrada y balanceada a base de proteínas y vitaminas, debe acompañarse de movimiento. Los más chiquitos se mueven bastante, pero si a eso le agregamos caminatas en familia, fomentamos en ellos el contacto con la naturaleza y las actividades al aire libre.
Estado de ánimo: Una dieta saludable ayuda a regular los niveles de serotonina y dopamina, contribuyendo a un mejor estado de ánimo.
Energía: Los alimentos adecuados mantienen los niveles de energía necesarios para las actividades diarias.

Memoria y funciones cognitivas: Una alimentación balanceada mejora la memoria y el rendimiento cognitivo.
Peso saludable: Una dieta equilibrada ayuda a mantener un peso adecuado.
Prevención de enfermedades: Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes1.
Cuando pensamos en una alimentación competa, buscamos alternativas que contengan nutrientes que ayuden en su crecimiento y óptimo desarrollo.

Nutrientes para el desarrollo

Nutrientes para el crecimiento: Una dieta saludable es esencial para el crecimiento óptimo. La falta de nutrientes puede causar retrasos en el crecimiento y problemas en el desarrollo cognitivo.
Proteínas y tejidos: Las proteínas magras son necesarias para el desarrollo muscular y la reparación de tejidos.
Vitaminas y minerales: Son indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso y otros procesos vitales1.
En resumen, una alimentación saludable es fundamental para el bienestar físico, emocional y cognitivo de los niños. Fomentar hábitos alimenticios positivos desde temprana edad es crucial para su crecimiento y desarrollo

Una alimentación saludable para niños es fundamental para su crecimiento, desarrollo y bienestar general. Existen una variedad de pautas y recomendaciones a la hora de preparar alimentos que sean ricos y variados Ofrece una amplia variedad de frutas, verduras, cereales integrales, proteínas y productos lácteos o alternativas fortificadas con soja.
Combina diferentes grupos de alimentos para asegurar una ingesta equilibrada de nutrientes.

Frutas y verduras

Anima a los niños a consumir distintas frutas y verduras, ya sean frescas, enlatadas, congeladas o secas. Las frutas y verduras aportan vitaminas, minerales y fibra esenciales para su salud.

Variedad en lo que comen los más chiquitos, es la clave para su salud

Proteínas magras

Incluye mariscos, carnes magras, pollo, pavo, huevos, frijoles, guisantes, productos de soja y frutos secos y semillas sin sal. Las proteínas son fundamentales para el crecimiento y la reparación de tejidos.

Fuente de proteínas magras

Cereales integrales: Opta por pan y cereales integrales en lugar de opciones refinadas. Los cereales integrales proporcionan fibra y energía sostenida.
Lácteos o alternativas fortificadas: Elije productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, como leche, yogur y quesos. Si se prefiere una alternativa vegetal, busca opciones fortificadas con calcio y vitamina D.

Elije productos lácteos bajos en grasa o sin grasa

Hidratación: Asegúrate de que los niños beban suficiente agua durante el día. El agua es esencial para su salud y bienestar.
Limita el azúcar y la grasa saturada: Reduce el consumo de alimentos y bebidas con azúcares añadidos. Limita los alimentos ricos en grasas saturadas como las frituras y los alimentos procesados.

Recuerda que no hay alimentos “buenos” o “malos”. La clave está en la variedad, la moderación y la calidad de los alimentos que ofrecemos a los niños. ¡Una alimentación saludable es un regalo para toda la vida!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD