La ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció hoy que el Instituto Gamaleya aprobó los resultados del control de calidad de los componentes de la vacuna Spuntnik V producidos en el laboratorio Richmond, de la Argentina, con lo cual el país será “parte de la cadena de producción” de la vacuna rusa

“El Instituto Gamaleya ha confirmado el control de calidad satisfactorio de tres lotes de cada uno de los componentes de la vacuna Spuntik. Vamos a avanzar en que Argentina sea parte de la cadena de producción de la vacuna”, dijo la ministra en rueda de prensa en Casa de Gobierno.

Vamos avanzar firmemente con la importación de antígenos tanto del componente 1 como del componente 2 para que Argentina sea finalmente parte de la cadena de producción de la vacuna Sputnik V”, señaló Vizzotti en una conferencia de prensa.

“El Instituto Gamaleya ha confirmado el control de calidad satisfactorio de los tres lotes de cada uno de los componentes. Son tres lotes consecutivos del componente 1 y tres lotes consecutivos del componente 2 que se enviaron hace semanas al Instituto Gamaleya, formulados, llenados en Richmond, en Argentina para su control de calidad. En el día de ayer nos han informado que ese control de calidad fue satisfactorio”, detalló Vizzotti.

Este proceso comenzará la semana que viene, cuando lleguen los primeros principios activos a la Argentina para que en Richmond realice la etapa final de la producción de la vacuna y su envasado.

Durante estos meses, el laboratorio argentino compartió un proceso de ida y vuelta de información y envíos de muestras a territorio ruso, en un trabajo que requiere muchísima coordinación con Moscú.

En abril, el laboratorio había enviado al Centro Gamaleya un lote de más de 21.000 dosis producidas en la Argentina para que fueran testeadas y sometidas a pruebas de calidad, con el objetivo de iniciar la producción masiva en una de sus plantas ubicadas en el Gran Buenos Aires y poder, luego, exportar a diferentes países de América Latina y Central.


-->