El santafesino Rubén Rézola y la bonaerense Brenda Rojas se ubicaron en el séptimo lugar en semifinales del K1 200 y K1 500, respectivamente, de canotaje y no alcanzaron la etapa decisiva para pelear por una medalla de la disciplina en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Rézola culminó séptimo en su serie con un tiempo de 36.552 segundos y competirá en la Final B esta misma noche, en busca de quedarse con el noveno puesto de la categoría.

El santafesino se había clasificado a semis de la especialidad al terminar segundo en la instancia anterior tras cosechar un tiempo 35.059 segundos y quedar detrás del lituano Mindaugas Maldonis a solo 63 milésimas, lo que lo llevó directamente a competir por un lugar en la final A.

Este es el tercer juego olímpico en el que participa Rézola en la delegación argentina, tras estar presente en Londres 2012 -fue quinto junto a Miguel Correa en el K2 2000- y Brasil 2016.

El palista se formó en el Club Náutico El Quillá, y además subió al podio en los tres últimos Juegos Panamericanos: Guadalajara 2011 (plata), Toronto 2015 (oro), ambos en la modalidad K2 200, y Lima 2019 (bronce K1 200).

Rojas, por su parte, terminó séptima con un tiempo de 1:58.301 y se despidió de su primera participación de la máxima cita del deporte.  

En la etapa anterior, la bonaerense tuvo su oportunidad en el repechaje de la categoría K1 500 metros y no la desaprovechó, dado que mejoró ampliamente su tiempo de las preliminares y terminó tercera con 1:51.822 para meterse en la competencia de esta noche.

“Era el objetivo llegar a la semifinal y estoy más que contenta con lo que pasó. Es un esfuerzo grandísimo y estoy feliz porque esto te llena para seguir. Estoy contenta y de acá para adelante quiero más, quiero mejorar día a día para cumplir mis sueños”, había expresado la deportista albiceleste tras la clasificación.


-->