Claudio Benetti necesitaba trabajo y no dudó en pedirle ayuda a Juan Román Riquelme. “Yo no tengo vergüenza de nada porque pedir trabajo no es ninguna deshonra”, señaló Benetti en Radio Mitre

“La cosa fue así: yo tenía un número de teléfono viejo de Román, lo llamé y no lo usaba. Pero se ve que me tocó dos veces la varita en mi vida, una cuando debuté en Primera y otra cuando me atendió ahora Román, porque era un teléfono que él no usaba”, explicó luego.

“Le dejé un mensaje diciendo ‘qué tal, Román, ¿cómo te va? Claudio Benetti habla. Quizás no me conozcas porque somos de distintas épocas pero quería pedirte la gauchada que me puedas atender porque yo necesito laburar y quería ver si vos o los muchachos que están con vos me podían dar una mano. Fijate si se puede, Román, sin ningún compromiso. Igual te agradezco por escucharme, te mando un abrazo’”, relató el cordobés de 50 años que anotó el gol del empate 1-1 con San Martín de Tucumán en la Bombonera con el que Boca obtuvo el título del Apertura 92.

A los pocos días, recibió un llamado de Marcelo Delgado. Al respecto, contó: “Le dije lo mismo del otro audio. A los 3 ó 4 días me citaron en el predio de Ezeiza y me contrataron. Sinceramente no tengo vergüenza de nada, le dije que yo me había criado ahí y si me podían dar una mano”.

“No tenía ningún tipo de prejuicio. Fuera para limpiar baños, cortar pasto, limpiar los botines… Le dije todo eso porque no tenía ningún inconveniente de hacerlo porque lo único que me interesaba era trabajar, no quería otra cosa. Ni que me den un trabajo por ser Benetti, el apellido acá no va más porque ya pasé de época. Fui por eso, no pedí otra cosa”, sentenció.

Ahora bien, ¿qué tarea desempeñará Bonetti? Formará parte del cuerpo técnico de infantiles en el Predio de Ezeiza de Boca.


-->