Roberto Suarez rsuarez@jornadaonline.com.ar  Lunes, 15 de Abril de 2019

La Paloma que boicoteó al nazismo

La activista antifascista, republicana y feminista falleció este sábado.

Lunes, 15 de Abril de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Lunes, 15 de Abril de 2019 | La activista antifascista, republicana y feminista falleció este sábado.

Neus Català, superviviente catalana de los campos de exterminio nazis, murió este sábado por la tarde a los 103 años en la residencia de su pueblo natal, Els Guiamets, en la comarca vinícola del Priorat. Activista antifascista, republicana y feminista, fue por encima de todo una mujer tozuda, valiente, incansable, que no dejó de sonreír y comprometida tras sobrevivir a los campos nazis que dedicó su vida a preservar la memoria de aquel horror. 

Ni allí dejó de luchar: cuentan quienes la conocieron que cuando en el campo de Ravensbrück (Alemania), le tocó trabajar para la industria armamentística se dedicó a inutilizar balas y a sabotear maquinaria. En el campo también forjó fuertes vínculos emocionales con mujeres de varias nacionalidades con quienes han mantenido relación durante décadas. Recuerdos que siempre contó que tenía en blanco y negro. Como la foto que quiso hacerse al ser liberada en 1945: con el uniforme a rayas de los campos, un pañuelo en la cabeza y el número 50446 cosido en la camisa.

Català fue delatada a las autoridades nazis en 1943, cuando vivía en Francia después de huir al final de la Guerra Civil española. Lo hizo acompañando a 180 niños huérfanos de los que estaba al cargo en una institución de Premià de Mar, en el Maresme. No había parado ni paró de luchar por las libertades. “Por las que no hay que parar de luchar, porque la libertad se conquista cada día”, decía.

El mundo ha perdido a un gran luchadora: se fue la “Paloma de Ravensbrück”, quien en su larga vida de 103 años pudo sostener con enorme orgullo que boicoteó al nazismo desde los campos de concentración.

Se murió en este mes de abril, en el que se conmemorará aquel 26 de abril de 1945, por las atrocidades cometidas por el régimen nazi y sus aliados durante la Segunda Guerra Mundial con la liberación de los campos de concentración de Bergen-Belsen, en Alemania; Jasenovac, Croacia, y Natzwiller, Francia.

Está latente en la humanidad el recuerdo de la adolescente judía Anna Franck, que fue una de las fallecidas en el campo de Bergen-Belsen, víctima del tifus. Su diario se convirtió en uno de los relatos emblemáticos del trato reservado a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

También un 26 de abril anterior, en 1937, es importante recordar la Operación Rügen, el bombardeo a que fue sometida la pequeña ciudad vasca de Guernica por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana. Desde el comienzo de la Guerra Civil española, el nazi-fascismo no vaciló en brindar su apoyo descarado a la sublevación falangista liderada por Francisco Franco contra la República. A la destrucción casi total de la ciudad, se agregan centenares de muertos civiles, como quedó inmortalizado en la obra de Pablo Picasso “Guernica”.

Al recordar estas fechas y hechos concluimos que son la cara más cruel de un siglo que conoció guerras, genocidios y violencias de Estado sin precedentes.


Seguí leyendo