El Gobierno nacional informó que recibió el nuevo lote luego de atravesar con éxito el control de calidad del Instituto Gamaleya en Rusia y de la ANMAT

El Gobierno nacional anunció hoy que recibió 307.500 dosis del componente 2 de la vacuna Sputnik V, luego de que ese lote atravesara el control de calidad del Instituto científico Gamaleya en Rusia y de la reguladora local ANMAT. De esta manera, la Argentina ya cuenta con 50.568.620 de sueros para el plan estratégico de inmunización contra el coronavirus, y avanza con el objetivo de completar el esquema de vacunación de la población en todo el territorio del país.

Con la entrega de esta partida, ya son 1.882.125 los sueros entregados por el laboratorio de origen argentino, de los cuales 1.179.625 son del componente 1, y 702.500 del componente 2.

Para achicar primero y saldar después estas brechas entre vacunados con primeras y segundas dosis de Sputnik- además de contar con los sistemas heterólogos de vacunación o combinación de vacunas, que ya puso en marcha en todo el país el Gobierno Nacional y cada jurisdicción- es central que Richmond pueda sostener y acelerar el ritmo de la fabricación nacional del inoculante originario de Rusia – de ambos componentes, el 1 y el 2- para sumar luz al final del túnel para el caso argentino.

El circuito de la distribución y aprobación de estas nuevas partidas de Sputnik V – de los componentes 1 y 2- producidas por Laboratorios Richmond en la planta de Pilar, Provincia de Buenos Aires es el siguiente:

-995.125 dosis del componente 1 y 152.500 dosis del componente 2 (C 2) y que ya fueron repartidas al Ministerio de Salud de la Nación.

-Ya están aprobadas por el Instituto Gamaleya de Rusia (aunque aún está pendiente el sello de la reguladora local ANMAT) 184.500 dosis del componente 1 y 242.250 del segundo componente.

-Quedan aún por ser aprobadas por el Instituto científico Gamaleya 4 lotes del componente dos con 610.250 dosis y también otros 8 lotes más de C2, con 1.188.250 dosis.

Es muy importante que Richmond no solo transparente los números de su producción local, sino también las instancias de aprobación que aún necesita desde Rusia y los sellos de ANMAT; para luego evitar demoras en los tiempos de distribución de los inoculantes. Hay que señalar que al caso argentino se agrega la complejidad de un territorio vasto que le suma tiempos muertos a la llegada de las vacunas a los diferentes territorios y jurisdicciones a los ancho y a lo largo del todo el país.

Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond remarcó recientemente: “Seguimos transitando un ida y vuelta permanente sobre el producto final SPUTNIK V entre Richmond y Gamaleya. Será un proceso que haremos juntos, ambos equipos científicos”.

Fuente Infobae.com


-->