Los países que han inyectado vacunas con ARNm, han mostrado una marcada reducción de las infecciones.

Un revelador estudio realizado en Hong Kong, publicado el jueves en la revista científica The Lancet, encontró que los niveles de anticuerpos en personas vacunadas con una dosis de la vacuna de ARNm contra el coronavirus de Pfizer/BioNtch, son «diez veces más altos» que con una inyección inactivada del laboratorio chino Sinovac.

Si bien los anticuerpos que combaten las enfermedades no representan el panorama completo cuando se trata de medir la capacidad de generar inmunidad y la efectividad de las vacunas contra el coronavirus, «la diferencia en las concentraciones de anticuerpos neutralizantes identificados en nuestro estudio podría traducirse en diferencias sustanciales en la efectividad de la vacuna», expresaron los investigadores.

El hallazgo se suma a una creciente evidencia que sugiere la superioridad de las vacunas de ARNm para brindar una protección potente y completa contra el virus Sars-CoV-2 y sus variantes, en comparación con las vacunas desarrolladas por métodos más tradicionales, como las inyecciones inactivadas.

Los países que han aplicado principalmente de las vacunas de ARNm de Pfizer y su socio alemán BioNTech, así como Moderna, «han visto una marcada reducción en los contagios», como Israel Estados Unidos. Pero en aquellos que utilizan, en su mayoría, vacunas inactivadas de Sinovac y Sinopharm «no han experimentado tanta reducción en el número de casos positivos», aunque «el uso de ambos tipos de vacunas ha evitado significativamente coronavirus y muertes más graves», informó Bloomberg.

El estudio de Hong Kong también sugirió que la investigación futura podría analizar cómo las vacunas de refuerzo pueden reforzar los niveles de anticuerpos y la protección entre las personas vacunadas con inyecciones inactivadas.


-->