Sin definir aún que sucederá a partir de mañana cuando se venza el DNU vigente, el gobernador estudia el futuro sanitario de la provincia.

El presidente Alberto Fernández se reunió cerca del mediodía con Rodolfo Suarez y otros 10 gobernadores con la premisa de “marcar la cancha” en el tema sanitario y las restricciones: hacer cumplir a rajatabla el DNU vigente y lo que se pueda venir en materia de medidas, dada la gran cantidad de casos que se registran en todo el país. De hecho un dato alarma, la Argentina encabeza el ranking de fallecidos por millon de habitantes a causa del COVID.

La mayoría de los gobernadores asumieron que se debe actuar y “no perder más tiempo” para avanzar “por más restricciones”.

Aunque no esta nada confirmado, se presume que mañana mismo el presidente avanzará con un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia o prorrogando el actual con una serie de pequeñas modificaciones.

Cabe destacar, que el sentido de los DNU depende de la voluntad de cada distrito en exigir el cumplimiento y controlar, auque desde la nación no descartan que “todos tienen que redoblar los esfuerzos en el control”.

La preocupación por la situación sanitaria fue compartida por todos, mientras que el bonaerense Axel Kicillof no sólo elogió las “medidas que se tomaron anticipadamente desde Nación” evitando “una catástrofe sanitaria”, sino que adelantó el acompañamiento a lo que dicte el DNU que empezará a regir desde las 0 del sábado.

Entre los presentes también estaba Horacio Rodríguez Larreta, quien dijo coincidir “en que hay que poner más restricciones”. Por otra parte, el jefe porteño aseguró que su jurisdicción buscará “controlar más los espacios gastronómicos y de encuentros sociales y en espacios públicos”.

Suarez, al igual que el resto de los mandatarios siguieron la misma línea de razonamiento y se escucharon frases como “niveles preocupantes en la ocupación de camas” de terapia intensiva generada por una “ola” del virus que “avanza mucho más rápido”.

Uno de los puntos que se debatió es la suspensión de las clases presenciales en las áreas en las que se presenta una situación de “alerta” sanitaria. Esa medida ya fue dictada en el DNU que está en vigencia y que vence el viernes, pero no fue acatada oportunamente por Mendoza. En este punto aun no se ha definido el gobierno provincial, pero tampoco hay novedades de que se vaya a ir a la virtualidad. Aunque, según se conoció “la mayoría amplia de los gobernadores adhiere a la suspensión”.

Asi las cosas, desde el gobierno provincial no aventuran una decisiónhasta no conocer las intenciones de la Nación. Por ahora hay que esperar, ese es el mensaje del ejecutivo provincial.


-->