Alrededor de 3.900.000 personas compraron dólares en julio para ahorro, cifra récord que representó un incremento en torno al 20 por ciento respecto de junio, según datos difundidos hoy por el Banco Central

El informe “Evolución del Mercado de Cambios y Balance Cambiario” que dio a conocer la autoridad monetaria indicó que la compra promedio per cápita de julio se mantuvo en línea con el nivel del mes anterior.

Los datos arrojaron que el monto se volvió a ubicar por debajo del cupo mensual permitido de u$s 200, al llegar a u$s 192. El sondeo sostuvo que las “personas humanas” compraron de forma neta en julio u$s 740 millones para atesoramiento, lo que implica un crecimiento frente a junio, cuando la cifra se había ubicado en u$s 618 millones.

Fueron “alrededor de 3.900.000 individuos”, quienes accedieron en julio a la compra de moneda extranjera para ahorro, con lo que se dio un avance de casi 20% en la comparación mensual. Semanas atrás, el presidente Alberto Fernández había evaluado como un “problema” la creciente demanda de los pequeños ahorristas para dolarizar carteras en medio de la crisis. “Muchos se vuelcan al dólar, no lo puedo evitar. Es un problema cultural que tiene la Argentina”, sostuvo el jefe de Estado, quien en esa oportunidad aseguró que se estudiaba la posibilidad de profundizar el cepo. Luego, el Ministerio de Economía aclaró que por el momento iba a seguir permitida la compra de u$s 200 mensuales.

En tanto, el análisis del Banco Central también señaló que se efectuaron gastos con tarjeta de crédito por consumos en el exterior por u$s 130 millones, lo cual significa una caída de 74% interanual ante el cierre de fronteras por la pandemia de coronavirus. Con relación a la venta de billetes, sostuvo que mostraron una suba de 20% respecto del mes previo, al totalizar u$s 13 millones y “elevando la cantidad de personas a 85.000, alrededor de 10.000 más que junio”. Afirmó además que “se realizaron repatriaciones de fondos desde cuentas propias en el exterior por u$s 8 millones, mayormente contra créditos en cuentas locales en moneda extranjera con efecto neutro en el resultado del mercado de cambios”.



/" target="_blank">