La muerte de George Floyd desató una escalda de violencia y movilizaciones sin precedentes. Para conocer más contactamos a Sofía Di Rico, una mendocina que desde hace 5 años vive en Nueva York.

Por Facundo Ojeda

Con escenas casi de películas apocalípticas, Estados Unidos, el gran Imperio, atraviesa momentos de mucho revuelo social. Negocios saqueados, autos incendiados, y edificios en ruinas son algunas de las imágenes que se pueden observar diariamente través de la televisión, internet y diarios.

Todo comenzó hace casi dos semanas, más precisamente el lunes 25 de mayo, día en George Floyd fue asesinado por la Policía en Minneapolis. Fue el oficial Derek Chauvin quien le oprimió el cuello con su rodilla durante ocho minutos y 46 segundos. Esto desató una fuerte oleada de movilizaciones en contra del racismo que sufren, a menudo, las personas de color en ese país.

En más de 400 ciudades hubo manifestaciones, muchas verdaderamente multitudinarias. La mayoría fueron pacíficas, pero otras terminaron con estallidos de violencia, que llevaron a los alcaldes de al menos 40 ciudades a imponer toques de queda.

Entre estas se encuentra Nueva York, la “Gran Manzana”, una de las ciudades más cosmopolitas de todo el mundo. Es allí es donde se han producido algunas de las movilizaciones más violentas.

La muerte de George Floyd fue el desencadenante de las protestas.

Para conocer más al respecto contactamos a Sofía Di Rico, mendocina radicada en Estados Unidos desde hace poco más de 5 años. Sofía llegó a NY a estudiar teatro, más precisamente en el New York Conservatory For Dramatic Arts. Actualmente se encuentra trabajando en una revista y se desempeñaba como productora de desfiles tanto en Nueva York como en Cannes (Francia).

Consultada sobre cómo impactó la muerte de George Floyd en la sociedad, Sofía nos cuenta: “Es todo un caos, la gente se revolucionó. Están reclamando igualdad ante el abuso de poder de la Policía. Es una situación triste pero que viene pasando hace mucho tiempo, lamentablemente la gente de color no es tratada igual que los blancos, y por eso lo que reclaman es que se respeten sus derechos”.

Sofi vive en Brooklyn, una zona que por suerte no ha sido alcanzada por los conflictos. “Las protestas y saqueos se están produciendo principalmente en Manhattan”, relata.

Las manifestaciones fueron tal que el alcalde de NY, Bill de Blasio, debió decretar en “toque de queda” para toda la ciudad, algo que no sucedía desde febrero de 1945. Si, durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.  Al respecto, Sofía nos cuenta: “Todo aquel que está en la calle después de las 8 de la noche va preso. Están muy estrictos con ese tema. Solo los trabajadores esenciales estaban habilitados”.  La situación generó tal malestar que, ante las crecientes protestas, este domingo de Blasio decidió levantar dicha medida y lo anunció en Twitter.

“El gobernador (Andrew Cuomo) dijo que apoya las protestas y la causa, pero no avala los saqueos. Además Donald Trump amenazó con que si la situación no merma enviarán a las fuerzas armadas”, nos agrega Sofía, quien luego, consultada sobre la imagen de Trump afirma: “Veo que se está debilitando. Ya estaba debilitada por como estaba llevando el tema del coronavirus y ahora lo remató esto”.

Trump se puso de enemiga a la gente que sigue esta causa. Cuando la gente marchó pacíficamente a la Casa Blanca el trato a todos como enemigos, no se solidarizo con nadie y amenazó a todos lo que estaban ahí. Acá en Estados Unidos los medios lo están matando”, sostiene.

Retomando el tema del racismo, y en especial la muerte de George Floyd, Sofi no cree que se haya tratado de un hecho aislado: “Es un hecho real, y tienen razón con el reclamo, la gente de color ha sido y es discriminada desde siempre”.

“Se está reclamando igualdad, que se respeten sus derechos así como se respetan los de los blancos, por así decirlo. Lamentablemente es un sistema que tiene que cambiar y esta buenísimo que la gente proteste por lo que cree que es justo. Para eso vivimos en democracia, pero lamentablemente hay gente que se está aprovechando de la situación para hacer saqueos y destruir todo, eso está pésimo y es una locura. Es una muy buena causa que lamentablemente esta siendo arruinada por un porcentaje de delincuentes”, complementa.

Por último le consultamos sobre cómo atraviesa la pandemia del coronavirus, teniendo en cuenta que Estados Unidos es el país más afectado, y Nueva York es el epicentro de la enfermedad. En total en ese país ya son cerca de 1,7 millones de casos y más de 100 mil los muertos.

Sofía Di Rico.

“Estoy cansada como todos. Me parece que ya todos estamos hartos de esta situación, lamentablemente hoy no hay cura y por ahora habrá que aprender a convivir con el virus, pero no se puede dejar a la gente en pausa por tres meses, me parece una locura. La gente necesita trabajar y volver a vivir con normalidad. Yo creo que en cierta forma lo que está pasando ahora es un rejunte de todo, el reclamo por igualdad y justicia, más la impotencia del abuso policial y de la gente con poder, y el hecho que la gente está sin trabajo hace tres meses”, concluye Sofía.