Vialidad inició los trabajos de mejora y rectificación de sectores erosionados en la Ruta Provincial 52. En simultáneo, se desarrolla la primera etapa de la reconstrucción de la Ruta Provincial 13 que parte desde el barrio Municipal hacia ese camino.

Las nevadas y las lluvias producidas durante los meses de invierno provocan socavones y desprendimientos en gran parte de la ruta que comunica Villavicencio con la villa de Uspallata, uno de los ejes turísticos emblemáticos de Mendoza.

Por esta razón, la Dirección Provincial de Vialidad inició las labores de rectificación del camino en su sector más vulnerable, que transcurre sobre suelo natural desde el Hotel Villavicencio hacía la denominada “zona de caracoles”, donde la traza se interna en un recorrido de enorme belleza conformado por más de 250 curvas en pendiente.

“Comenzamos con el trabajo de conservación que incluye el perfilado y ensanche de la ruta, junto con el aporte de material que se requiere para eliminar los socavones. Al mismo tiempo, estamos limpiando las alcantarillas y desarrollando todas las tareas necesarias para que la traza presente óptimas condiciones en función del auge que adquiere a medida que se acerca fin de año y el verano”, indicó Osvaldo Romagnoli, administrador del ente vial.

Permanentemente visitada por turistas de todo el país, la ruta está siendo intervenida en dos etapas: la primera, de 25 kilómetros, se extiende desde el tradicional hotel hasta el sector conocido como El Mirador. Luego, operarios y maquinarias trabajarán en la etapa que comunica la zona de El Balcón, con el ingreso a la villa de Uspallata.

Reconstrucción de la Ruta 13

Paralelamente, la entidad está iniciando los trabajos de reconstrucción de la Ruta Provincial 13, que se extiende desde el barrio Municipal, en Las Heras, hasta el empalme con la Ruta 52.

En este caso, la intervención demanda una logística y una labor sumamente intensa a partir de las condiciones que presenta la ruta, conformada por una superficie natural con rocas de gran tamaño, pendientes pronunciadas, curvas que deben ser ampliadas y “cortes” en el camino producidos por el agua de las vertientes que son parte del contexto natural.

El objetivo de la casa vial es lograr la comunicación de las rutas 13 y 52 para posibilitar un nuevo circuito turístico en una de las zonas de mayor belleza paisajística de la provincia.


-->