El Presupuesto que será probablemente aprobado en esta tarde/noche, constituye más dudas que certezas sobre varios ejes problemáticos. Uno de ellos devela la continuidad del pago de la deuda contraída mediante DNU por el gobierno de Mauricio Macri para con las empresas distribuidoras de gas respecto a las diferencias en el precio dólar del servicio.

“Hace menos de una semana ya las grandes empresas distribuidoras de servicios públicos han amenazado con aumentos que podrían llegar a ser de hasta el 60% de sus cuadros tarifarios y en respuesta inmediata, el gobierno nacional anunció que se otorgarán nuevos subsidios para costear esos aumentos, pero ¿dónde están los subsidios en el presupuesto?”, insistió Ramón en los pasillos del Congreso.

Para el mendocino, la falta de explicación al respecto en el Presupuesto solamente instituye la continuación de una política estrictamente macrista, aún cuando el oficialismo rechazó el DNU sobre este conflicto en julio y acompañó una denuncia penal realizada por el Ente Regulador del Gas (ENARGAS).

“El bochorno que vimos en el gobierno anterior de querer cobrar a los consumidores estos cambios de cotización, olvidándose de la seguridad jurídica termina con el artículo 92 del proyecto de presupuesto que cubre esta deuda con las empresas por un monto total de 29 mil millones de pesos ¿Y las deudas con los consumidores, y las obras que no se hicieron?”, se pregunta Ramón indignado por el gasto consecuente con el enriquecimiento a costa de los usuarios y consumidores.

Es necesario recordar que durante la gestión del ex Presidente Mauricio Macri, las empresas distribuidoras de gas se beneficiaron con aumentos de hasta el 3000%, y que ha sido uno de las grandes peleas entre los dos bloque mayoritarios y Ramón no tuvo resguardos en lanzar algún dardo envenado: “No sé qué acuerdos habrán hecho, pero no se discutieron en el Congreso y esto es inaceptable”.