Si bien la empresa estaría en condiciones de actualizar la tarifa, desde el gobierno buscarán mantenerla unos meses más.

Más alla del pedido de las empresas de energía electrica de la provincia de actualizar las tarifas,  el Gobierno habilitó el mecanismo para revisar el costo del servicio eléctrico para evaluar cuánto deberían aumentar.

Para mantener los costos, desde el Gobierno evaluan la revisión del “valor agregado de distribución”, la porción de la tarifa que es netamente provincial y tiene que ver con lo que le cuesta a las empresas la prestación de servicios, incluido el margen de rentabilidad

Cabe aclarar que el VAD es aproximadamente un tercio de la tarifa que pagan los usuarios. Y es lo que recaudan las distribuidoras. A ello se le suman los costos de generación y transporte y los impuestos. 

TE PUEDE INTERESAR.

Desde el gobierno habilitaron el mecanismo de actualización de la tarifa porque corresponde. Pero que la intención es mantener el congelamiento hasta fin de año. El problema es que aunque no se traslade a los usuarios, el aumento queda flotando y le genera a las empresas “ingresos no percibidos”. Es decir un volumen de dinero que deberían recibir si se aplicara la tarifa que correspondería luego del estudio de costos. El problema se patea para adelante, pues de alguna manera las distribuidoras lo querrán cobrar. 

Durante años el valor del servicio eléctrico estuvo congelada (como ocurrió con la convergencia). Esa deuda se negoció y el pago se prorrateó en cuotas. 

Ahora las empresas deben presentar un estudio de costos y una solicitud de aumento. El EPRE evalúa esos datos y sugiere una actualización teórica. El Poder Ejecutivo es quien decide. Por ahora no habrá suba. 



/" target="_blank">