¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Entre la alarma que encendió Di María y un rival no tan accesible como parece

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

27° Mendoza

Viernes, enero 27, 2023

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$192,2500

Dólar Ahorro/Turista

$337,86

Dólar Blue

$386,00

Dólar CCL

$370,39

Euro

$201,8509

Riesgo País

1826

27° Mendoza

Viernes, enero 27, 2023

RADIO

ONLINE

Entre la alarma que encendió Di María y un rival no tan accesible como parece

01/12/2022 20:24

 

Los ecos tras el triunfo frente a Polonia, el cual permitió ganar el Grupo C, le dejaron paso al presente y la expectativa que genera afrontar los octavos de final frente a un adversario que presenta muchas más dificultades que las que se presumen a simple vista.

Australia no llegó a esta Copa del Mundo para hacer turismo sino que se ha consolidado como un adversario de juego muy táctico y del que no se separa en ningún momento del partido. Es más, un equipo sólido como el que había formado Ricardo Gareca con Perú no pudo ganarle el repechaje a los oceánicos, quienes se quedaron con el cupo a Qatar 2022 luego de haberse quedado con la definición por penales tras el empate sin tantos en el tiempo regular más el suplementario.

Entretanto, el primer inconveniente post partido contra los polacos fue el que presentó Ángel Di María, quien presentó una sobrecarga muscular por lo que fue reemplazado durante el choque y luego tuvo un tiempo natural de descanso tras la revisación del cuerpo médico del plantel albiceleste.

“Fideo”, preventivamente, no participó de la actividad liviana en el primer ensayo tras el 2-0 favorable en el juego disputado en el 974 Stadium y será evaluado este viernes para saber en qué estado físico se halla con respecto a si estará en condiciones de afrontar el encuentro que se disputará el próximo sábado.

En esta formación, el extremo cumple un rol fundamental en el sistema de juego que aplica el entrenador Lionel Scaloni, pero también es cierto que en determinados momentos del partido pierde eficacia al no poder superar a una marca que, generalmente, lo espera en forma escalonada cuando aquél arranca por el lateral y pegado a la raya.

Más allá de sus méritos indudables y de su trayectoria en la Selección, lo cierto es que el hoy atacante de la Juventus de Turín no está al máximo nivel de sus posibilidades. Tampoco estaría de más que, en algún momento, pueda quedar sumar minutos llegando desde el banco de suplentes como para probar alguna otra variante de ataque.

La definición del caso es facultad del cuerpo técnico del seleccionado nacional, el cual decidirá previo al choque con los australianos cuál será la formación titular con vistas a obtener un cupo en los cuartos de final del Mundial.

En relación a “los Socceroos”, tal como se apoda a este equipo, logró emparejar a la llamada generación dorada que en Alemania 2006 también había llegado a octavos de la mano de Tim Cahill, Harry Kewell y Mark Viduka.

Los también conocidos como “canguros” finalizaron en el segundo puesto del Grupo D detrás de Francia y lograron su clasificación dando la gran sorpresa al vencer 1-0 a Dinamarca – sin dudas, uno de los fracasos más notorios en lo que va de Qatar 2022-.

Australia se potencia en el juego aéreo y con probada eficacia en ambas áreas, sobre todo cuando busca sacar diferencias en acciones de pelota parada. Allí es donde Scaloni y sus asesores del cuerpo técnico trabajarán un plan para contrarrestar este punto alto que mostrará su adversario del sábado próximo.

La segunda fase de la Copa del Mundo se pondrá en marcha con el duelo entre argentinos y australianos, el cual no será tan sencillo de resolver como se presupone conforme a la historia y los antecedentes más cercanos de uno y otro.

Argentina afrontará su cuarta prueba de fuego durante este Mundial sabiendo que comienza la serie en la cual solamente uno de los dos contendientes seguirá en carrera.

Nada puede ser peor que creerse que se tratará de un trámite, sino todo lo contrario: el camino sigue siendo complejo y a cada tramo hay instancias para superar. Difícil, sí…pero no imposible.