Desde el sector Pyme afirman que en abril, en medio de la pandemia del coronavirus, los bancos rechazaron el 50 por ciento de los cheques diferidos, lo que equivale a un total de 40.000 millones de pesos.

“La operatoria de los bancos no ha sabido contemplar las finanzas de las pymes, que deja al descubierto la falta de solidaridad de las entidades financieras”, aseguraron.

“En una unión única entre las cámaras que nuclean al sector, señalan que ni siquiera hubo una contemplación con aquellos clientes históricos y cumplidores”, comentó. “El panorama para mayo es patético, la mitad de los cheques van a venir de vuelta”, añadió.

Tal como lo había revelado Marcelo Fernández, presidente de la Confederación General Empresaria (CGERA), “el stock de cheques diferidos negociados por las pymes en poder de los bancos ronda los $220.000 millones”, de los cuales “entre el 35 y 40% vence en abril, es decir durante y post cuarentena obligatoria”.

“A lo dicho se suman los valores en cartera que no fueron depositados y las facturas emitidas que deberían haber sido cobradas en este período”, añadieron.

La propuesta principal es que “que las entidades financieras actúen como banca de crédito y cubran los cheques de aquellos clientes que siempre han cumplido para que se acrediten en las cuentas que lo depositaron”.

Fuente: Crónica



/" target="_blank">