La Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) proyecta la creación unos 25.000 puestos vinculados a las plataformas digitales: profesionales del diseño, marketing, programadores, especialistas de ecommerce, community managers, posicionamiento web y otros servicios exportables, como finanzas, contenidos, traducción, ciencia, entre otros.

Pero este fuerte avance tiene su “lado B“: la brecha entre una demanda pujante de profesionales y una oferta estancada, lo que genera ciertas tensiones y no permite que varias iniciativas puedan llevarse a cabo.



Esta preocupación atraviesa desde el sector público hasta el privado, del ámbito educativo al empresarial. En este marco, los representantes de esa entidad viene manteniendo se reunieron con el Gobierno para presentarle un plan estratégico de cara al 2030.

Avance imparable

La proyección sobre la generación de puestos laborales es muy alentadora, más aún si se tiene en cuenta que en la actualidad existen 6 millones de personas empleadas por el sector privado.

En caso de cumplirse tal pronóstico, el crecimiento de la fuerza laboral trepará 416%, con una tasa anual del 15%. La evolución histórica avala este cálculo: la industria pasó de 30.000 (año 2004) a 100.000 (2017). Es decir, tuvo un avance del 367% (a un ritmo anual de 9,5%).

Si hay un tema en el que el gobierno anterior y el actual se mostraron de acuerdo es en la importancia de esta “industria sin chimeneas” y su contribución a la recuperación de la economía. Las empresas de servicios basados en el conocimiento crean trabajo 30% más rápido que el promedio de la industria.

Por cierto, se trata de empleo altamente calificado: 65% de los recursos posee título universitario y los profesionales del sector perciben salarios más elevados que los del mercado general. De este segmento, que abarca varios rubros, el de mayor crecimiento es el del software, con una remuneración casi 40% por encima de la del promedio de la economía.

Estos datos se desprenden de un informe de Dante Sica, ahora ex ministro de Producción. Su sucesor, Matías Kulfas, actual titular de Desarrollo Productivo señala que como parte del modelo de desarrollo, Argentina debe insertarse en la agenda 4.0, por lo que promete impulsar a sectores intensivos en conocimiento, como software, biotecnología y robótica.Te puede interesar

“La falta de profesionales de tecnología se viene dando desde hace unos años en Argentina, del mismo modo a lo que sucede en el mundo”, asegura a iProUP Sergio Candelo, presidente de CESSI. 

“La tecnología tiene más potencial que Vaca Muerta: no depende del precio de la nafta ni del barril del petróleo y tiene demanda mundial”, indica. La economía del conocimiento ya es el cuarto complejo exportador, con u$s6.000 millones y potencial para saltar a u$s15.000 millones en 2030, apuntan de Argencon, asociación que reúne a firmas del rubro.

Para disminuir la brecha entre oferta y demanda de talentos, Candelo considera que deben involucrarse al sector público y privado. Y expresa que el Estado ejerce un rol clave, que es el de coordinar todas las acciones.

Precisamente, ese fue el eje de la reunión entre los representantes de la CESSI con Fernando Peirano, designado por Alberto Fernández como presidente de la Agencia de Promoción del Desarrollo Tecnológico y la Innovación.

Peirano asegura que el objetivo de la Agencia es ser el órgano de vinculación de todas las acciones entre el ministro de Desarrollo Productivo y el de Ciencia y Tecnología, junto con programas privados, para evitar superposiciones. Además, el Gobierno llevará adelante capacitaciones según las necesidades de oferta y demanda de cada región.

“Si hay interacción y estamos coordinados, lograremos resultados”, resalta Candelo. La CESSI dejó en manos de Peirano su plan estratégico y acordó la realización de reuniones para apuntalar el avance del sector.

Preocupante escasez

Los perfiles escasos en el universo de profesionales 4.0: expertos en diseño web, ecommerce, controllers, líderes de proyecto, inteligencia artificial, machine learning, big data, automatización de procesos, robótica, internet de las cosas, experiencia de usuario (UX), uso de bases de datos, posicionamiento web y community managers, entre otros.

Por otro lado, la salida laboral ya no se limita a las firmas informáticas. Se agregaron otras ramas de actividad: agroindustria, finanzas, comercio electrónico, salud y medio ambiente.

Van a faltar profesionales, sobre todo con habilidades blandas, como liderazgo y manejo de proyectos”, afirma a iProUP Ignacio Lonzieme, secretario general del Sindicato de Informáticos, quien agrega: “La responsabilidad de que esto nos pase es de todos”.

El dirigente considera que el Estado debe mejorar la educación, primaria y secundaria, y cree que el rol de las empresas es clave. “Hay compañías en la que es difícil organizarse para estudiar y esto va a contramano de un programa estratégico, porque la formación termina siendo redituable para las empresas”, opina