El periodista Horacio Verbitsky adelantó que el diputado Máximo Kirchner presentará esta semana tres propuesta en Diputados apuntadas al blanqueo de 2017, ganancia de los supermercados y patrimonio de los Legisladores. Tendría el apoyo de Alberto Fernández.

Horacio Verbitsky en su portal Cohete a la Luna hizo un repaso diario sobre lo que ocurrió en la última semana, filtrando el enojo presidencial y las sospechas en el Frente de Todos sobre la intención de Juntos por el Cambio de formar un gabinete para cogobernar la Argentina, que motivó el tuit de Elisa Carrió para separarse de tamaño disparate.

PRO, la UCR y la Coalición Cívica solicitaron el viernes pasado una audiencia con el presidente Alberto Fernández sin un objetivo y propuesta a seguir sino para aparecer en la foto.

A continuación, parte del día a día elaborado por Verbitsky en El Cohete a la Luna:

Sábado 28 de marzo– El Presidente supo por un cable de la agencia NA, reproducido en varios medios, que el holding ítalo-luxemburgués Techint había decidido prescindir de 1.450 trabajadores de la construcción que realizaban obras civiles para terceros en las provincias de Buenos Aires, Tucumán y Neuquén. Ante el hecho consumado, le pidió al ministro de Trabajo Claudio Moroni, que se comunicara con el ingeniero Daniel Novegil.

—Quédense tranquilos, que no hemos enviado ningún telegrama— respondió el CEO de Ternium, de la que depende la empresa constructora del grupo.

—¿Y lo que salió publicado?– inquirió Moroni.

—Sabemos que mañana Alberto va a analizar si prorroga la cuarentena y por cuánto tiempo, y nos gustaría hablar antes de que decida.

Esta es la frase que enfureció al Presidente y que motivó su durísima respuesta.

Domingo 29 de marzo– Sin nombrar a Paolo Rocca ni a Techint, Fernández publicó un tuit mañanero en el que llamó miserables a quienes en la crisis despiden a sus trabajadores. Lo hizo con una referencia al papa Bergoglio.

Por la noche, Fernández anunció que la cuarentena se prolongaría hasta la terminación de Semana Santa. Explicó que era un momento de excepción, en el que “no tenemos que caer en el falso dilema de la salud o la economía. Una economía que cae siempre se levanta, pero una vida que termina no la levantamos más. No estamos descuidando la economía, estamos haciendo muchas cosas por la economía, no solamente garantizando dinero en los sectores más empobrecidos, que lo necesitan, sino ayudando a la pequeña y mediana empresa”. Por eso, agregó, “no me resulta grato ver que alguien despida a un empleado. Voy a ser muy duro con el que rompe el acuerdo de precios, o el que especula tratando de subir los precios en un momento de extrema necesidad, voy a ser duro con ellos y con los que despiden gente. La pandemia nos tiene que enseñar la regla de la solidaridad, aquí nadie se salva solo”. De nuevo sin nombrar a Techint ni a Rocca, concluyó: “Para muchos empresarios se trata de ganar menos, no de perder. Bueno, muchachos, les tocó la hora de ganar menos y así lo voy a hacer respetar”.

Las células dormidas del PRO en la web instalaron el hashtag #AlbertoElMiserableSosVos.

Ese mismo día, en el portal de Daniel Hadad, Duhalde dio su versión de la visita a Olivos. Dijo que: duró media hora; el Presidente lo llamó para conocer su experiencia sobre la salida de la crisis de 2002; acordaron la realización de un plan para “después de la crisis”, que facilite un salto productivo con fuerte respaldo del Estado, que garantice que “la política se pondrá del lado de los que produzcan”; ese diseño se acompañaría con un nuevo esquema político; “tenemos que ir a una gran coalición política a la chilena para gobernar la Argentina, una nueva representatividad que incluso pueda plasmarse electoralmente”; “hay que construir ampliando la base política que lo llevó al gobierno”; puso como ejemplo de su acuerdo de entonces con Raúl Alfonsín, la llegada al gabinete de Roberto Lavagna.


 
Los puntos de contacto entre esta versión y la realidad son tangenciales. Duhalde se presentó sin aviso previo en Olivos y Fernández lo recibió sólo cinco minutos, una vez que comprobó que no lo llevaba ninguna urgencia. El mandatario escuchó con respeto cuando su visitante le propuso incorporar al gobierno a ministros de otros partidos y al despedirse le dijo que si lo interrogaban los periodistas dijera que él lo había llamado, para justificar por qué violaba la cuarentena. Duhalde replicó que ya había cumplido 14 días de cuarentena luego de su regreso de España, donde se embelesa con cualquier relato sobre el Pacto de la Moncloa. Fernández le explicó que la actual cuarentena no rige sólo para los viajeros.

—Pero yo fui presidente— arguyó el ex Senador.

—Pero ya no es— repuso Fernández.

A las 21.30 un cacerolazo apoyó el reclamo a los políticos desde los balcones de los barrios más acomodados de la Ciudad Autónoma.

Lunes 30 de marzo- Representante del Estado en el directorio de Techint, Miguel Angel Toma desmintió al Presidente al que representa y justificó los despidos de Techint, con el especioso argumento de que es un mecanismo contemplado en el convenio de la UOCRA.

En el Congreso los diputados del PRO propusieron que los políticos redujeran sus sueldos, consigna con la que se activaron cuentas del PRO en las redes antisociales.

Del mismo modo circuló una Acordada de la Corte Suprema de Justicia, firmada por Carlos Fernando Rosenkrantz, Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco, quienes en una reunión extraordinaria resolvieron reducir en 20% los salarios de los funcionarios judiciales “en concordancia y conforme los lineamientos del Poder Ejecutivo”. La señal de cable Crónica TV y la radio Mitre la difundieron sin chequear su autenticidad. Era falsa pero muy bien hecha, en el papel y con el tipo de letra que utiliza la Corte, guardando el estilo usual y con las firmas verdaderas de los jueces y sus sellos. El texto también resolvía suspender en sus funciones (y en el cobro de sus salarios) a todos los empleados interinos, con lo cual además de presionar al Poder Ejecutivo, apuntaba a suscitar reacciones dentro del funcionariado judicial. Esta sofisticada falsificación conspira contra cualquier exégesis ingenua de toda la operación, que revela un alto profesionalismo y nula espontaneidad.

Martes 31 de marzo- El diputado radical cordobés Mario Negri envió una carta al Presidente en nombre del interbloque de Cambiemos, sugiriendo la constitución de un fondo para ayudar al sector productivo, con el 30% de los haberes de los cargos jerárquicos de todo el sector público.

Siempre rápido para el minuto a minuto, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, hizo trascender que la quita que él propone es del 40%, más la suspensión de asesores y la venta de autos. Desistió luego de una llamada del presidente, quien le pidió que le transmitiera a Mario Negri que por las buenas, todo bien, pero que si querían hacerse los malos él iba a publicar la lista de ñoquis de cada diputado de la oposición, que figuran pero entregan el dinero al legislador que lo nombró.

Miércoles 1° de abril- Mirgor, la empresa creada por Macrì y que sigue a cargo de su hermano Nicky Caputo, amenazó con despedir a sus 740 trabajadores si no le levantan la cuarentena.

El Poder Ejecutivo prohibió por un decreto de necesidad y urgencia “los despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor por el plazo de 60 días”.

Elisa Carrió y el grupo de diputadxs que le responden se borró del WhatsApp legislativo de Cambiemos.

Pese a ello, desde la cuenta Equipo Banquemos.com, que se presenta como un grupo de activistas de Juntos por el Cambio, y con el hashtag #5ACacerolazo, se propone insistir con el ruidazo antipolítico hoy a las 18.

Viernes 3 de abril- Las primeras encuestas indican que más del 70% de la población apoya la prohibición de despidos durante la emergencia. Y esta opinión varía con la clase social.

Sábado 4 de abril- El Presidente Alberto Fernández rechazó por demagógica la propuesta de Juntos por el Cambio de reducción salarial para los funcionarios. “Mis ministros y funcionarios no son ñoquis ni reciben sobres por izquierda. No tienen fortunas, no tienen cuentas en el exterior, no tienen bienes, no tienen empresas: realmente viven de su sueldo. Los llamo a cualquier hora y atienden. Sé que los funcionarios no están robando la plata. No tienen los argentinos un Presidente que trabaja una semana y se toma dos de vacaciones”.

Lunes 6 de abril- El diputado nacional Sergio Massa insistirá con llegar más lejos y antes que nadie, en la línea del recorte del gasto político señalada por la prensa comercial. Su colega Máximo Kirchner presentará al bloque que preside tres propuestas:

> Un impuesto extraordinario a quienes ingresaron al blanqueo de 2017 (como la familia de Paolo Rocca, los gerentes de Techint; el hermano, la suegra y las cuñadas de Macrì).


> Un tope a las ganancias de los supermercados, como porcentaje sobre su facturación, que oscilaría entre 2,5% y 4%, según el modelo de Francia y Gran Bretaña.


> Un impuesto sobre el patrimonio de los legisladores que tengan bienes declarados por más de 20 millones de pesos.

El principal problema de la oposición es que el presidente cuenta con un apoyo total de la sociedad a las medidas tomadas, no puede compararse con la crisis política en otros países por presidentes que ignoraron los efectos del COVID-19.

Cabe destacar que el presidente Alberto Fernández rechazó la propuesta impulsada por la oposición en el Congreso para que los dirigentes políticos se bajen los sueldos como un gesto ante la crisis por el coronavirus . En cambio, sostuvo que le parece “mucho más razonable” el mencionado proyecto que presentará Máximo Kirchner para crear un impuesto “extraordinario” para aquellas personas entraron en el último blanqueo de capitales.