El padrastro se hizo pasar por el menor, pactó un encuentro y logró que la policía lo detuviera en la puerta del domicilio


La justicia porteña dictó 90 días hábiles de prisión preventiva para un hombre de 23 años acusado por el delito de grooming (engaño pederasta), ya que fue acusado de intentar abusar de un niño de 11 años al que contactó a través de la red social Instagram.

Norberto Tavosnanska, juez interino a cargo del juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas 25 de la ciudad de Buenos Aires, dispuso dicha sentencia, que vence el próximo 12 de junio, y en ella aseguró que “la existencia de diálogos entre imputado y víctima -de contenido sexual en su mayoría- no caben duda que existieron”.

También destacó la insistencia del imputado quien “en todo momento” quiso mantener el diálogo con el menor haciéndole saber que “los padres no debían enterarse en ningún momento de lo que estaba ocurriendo”, reportó I-Judicial.

Durante el proceso judicial la fiscalía indicó que al acusado “se le imputaba la responsabilidad” de intentar, el pasado 26 de enero, “abusar sexualmente” de un niño de “11 años, y para convencerlo de un encuentro sexual lo contactó y le envió durante un lapso prolongado de tiempo mensajes a través de la red social Instagram”.

En este sentido, apuntó que “en el caso, la magnitud de la pena podría no ser de ejecución condicional” y agregó que “para la fiscalía se encuentra probado el delito de grooming”.

En su bolso le encontraron tres preservativos y un frasco de Estanozolol 10 miligramos inyectable

La defensa argumentó que “se hizo un allanamiento, se le secuestraron dispositivos electrónicos, se realizó una pericia, una Cámara Gesell y no se encontró material achacable a su asistido, y de los elementos secuestrados se realizó una copia forense del material con lo cual se podría justificar una entorpecimiento del proceso y no hay riesgo”.

Además, explicó que “estos diálogos fueron señalados entre dos adultos, ya que una parte de la conversación fue realizada entre el imputado y el padrastro” del niño.

En respuesta a esta declaración el magistrado consideró que “en el momento en que se estaban llevando a cabo esas conversaciones el imputado no sabía que se encontraba hablando con un adulto, ya que creía que estaba conversando con” la víctima, y remarcó que “recién con posterioridad a dicha situación esa cuestión pudo ser advertida por el imputado”.

El juez aseguró que las declaraciones que el nene hizo ante la Cámara Gesell fueron “contundentes y acordes en cuanto a las pericias realizadas de los mensajes que fueron intercambiados por Instagram”.

“Estamos en el inicio de la pesquisa, sólo fue analizada la red social Instagram”, apuntó Tavosnanska, haciendo referencia que aún resta analizar el “resto de redes sociales”, y remarcó que al momento de concurrir al domicilio pactado con el niño lo hizo con “preservativos, dinero y con una jeringa llevando droga, vinculada con la posibilidad de realizar actos sexuales”. El grooming es un término en lengua inglesa que se utiliza para hacer referencia a todas las conductas o acciones que realiza un adulto para ganarse la confianza de un menor de edad con claros fines sexuales.

“Te hago la paja por plata”: los chats que mandaba el acosador

El primero de los mensajes, el que encendió las señales de alarma, decía “te quiero y a ver cuando me prestas un bóxer jaja, cuídate” y estaba acompañado por un corazón. Ese mensaje no obtuvo respuesta, pero ese mismo día Infante volvió a comunicarse precisamente a las 19.43. Los padres de T. esta vez sí le respondieron haciéndose pasar por el menor y comenzaron una conversación a la que tuvo acceso Infobae y se transcribe de forma textual.

-“holaa broo”, escribió el acosador

-“No amigo te van a quedar chicos jaja”, respondieron los padres del nene en alusión al pedido del bóxer

-“regalame igual ahre”

-“bueno, pero para q?”

-“para usarlo qcy (que se yo) jaja para ver ah. De peola regalame yo te doy plata ah. Queda aca ah jaja”

-“Te lo regalo de onda, no pasa nada capo”

-“seguro ah?”

-“te doy algo si queres Bro. Cuando me invitas a tu casa?”


Lo de pedirle un bóxer podría pasar por una fantasía sexual del acosador pero está claro que el objetivo final era tener un encuentro físico. No descartamos que haya tenido este tipo de conductas con otros menores, por eso estamos investigando más casos¨, dijo una fuente de la investigación.

En el transcurso de la charla entre Infante y los papas de T., el acusado comienza a insistir en que el contacto deje de ser virtual y pase a ser real.

-“En tu casa cuando tu mama no este”

-“Pero tengo miedo xq a mi vieja no le gusta que venga nadie broo”

-“Pero si no va a estar. Onda cuando se vaya a trabajar ah. O en mi casa ahr”

-“Ok. Dejame ver broo”

-“Que marca me das a dar (?”


Luego de mantener la conversación durante todo un día, finalmente el hombre fue engañado y aceptó una invitación a la casa de T. Pero antes se dio, quizás, la parte mas aberrante y repulsiva de la charla. El falso policía le hace al nene de solo 11 años una propuesta sexual indignante. “Te hago la paja por plata ahr jajajaj. Si pinta…”.

Según publicó Infobae, el encuentro fue pautado para las 16 del domingo en el departamento que los papas de T. alquilan en Pompeya. En ningún momento Infante sospechó que no estaba hablando más con el chico sino con sus papás. Media hora antes de que el acosador llegue al lugar Diego y Verónica se presentaron en la comisaría del barrio y dieron aviso de lo que estaba por suceder. Inmediatamente fue contactada la fiscal Celsa Ramírez, que actuó con suma rapidez y ordenó que efectivos del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal en conjunto con personal policial de civil vaya a la puerta del domicilio para detener al hombre.

Apenas cinco minutos después de la hora acordada Laureano Infante llegó al domicilio. Sólo alcanzó a tocar el timbre cuando dos efectivos de la Policía de la Ciudad lograron detenerlo. Llevaba encima una mochila que en el interior tenia tres preservativos y un frasco de “Estanozolol” de 10 miligramos. Se trata de un esteroide que además de su efecto anabólico aumenta el impulso sexual en los adultos y ayuda al desarrollo sexual en los varones.