El Coronavirus está generando temor en gran parte de la población. Farmacias vendieron este miércoles hasta mil barbijos. Paranoia en Mendoza por la enfermedad mundial

El Coronavirus está generando una especie de hipocondría generalizada en gran parte de la población de la Argentina. La confirmación del primer caso en Brasil provocó que los argentinos se desesperaran un poco más ante la situación sanitaria. En Mendoza se vivió una situación muy particular por la desesperación de la gente en la compra de barbijos.

Algunas farmacias vendieron solamente este miércoles 500 barbijos y otras hasta mil. Algunos lo compraron por precaución, algunos porque viajaban y otros indicaron que los fueron a comprar porque los pedían en las escuelas.

El precio nominal de un barbijo hoy en día es de $50. No se trata del más complejo, sino el simple. La mayoría decidió adquirir el combo del barbijo sumado al alcohol en gel. Muchas góndolas en las farmacias céntricas se vieron con sus góndolas vacías.

El precio del alcohol en gel hoy varía. El más chico cuesta desde los $85, el más grande de 950 mililitros a $250.

En la mayoría de las farmacias no hay escases de barbijos. Hay mucha preocupación sobre todo en la gente mayor que busca estos elementos.

Por otro lado, en Buenos Aires se vivió una situación similar. Autoridades del Colegio Oficial de Bioquímicos y Farmacéuticos de la Capital Federal aseguraron hoy que “entre el 60 y el 70%” de las farmacias porteñas y del conurbano bonaerense “no tienen barbijos desde hace un mes”, ya que a la demanda habitual se le sumó “la gran cantidad de personas que compraron al por mayor para enviarlos al exterior a raíz de la epidemia de Covid-19”.

Rubén Sajem, secretario general del Colegio, dijo a Télam que “las farmacias no suelen tener un gran stock, sólo entre 200 o 300 unidades, pero desde hace un mes es muy difícil conseguir barbijos quirúrgicos”.

Destacó que esta situación “se da en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano pero también puede extenderse a otras provincias, ya que los distribuidores son los mismos”.