Publicidad

20° Mendoza

Viernes, diciembre 03, 2021

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$106,2500

Dólar Ahorro/Turista

$175,94

Dólar Blue

$200,50

Dólar CCL

$219,17

Euro

$114,5637

Riesgo País

1779

20° Mendoza

Viernes, diciembre 03, 2021

RADIO

ONLINE

El fútbol argentino, cada vez más relegado

22/08/2021 17:40

“Le ganamos a un equipo con un presupuesto infinitamente mayor que el nuestro, y eso hay que valorarlo”, sostenía, orgulloso, Carlos Bianchi en Yokohama luego de que Boca Juniors venciera por penales al poderoso Milan en 2003 y se consagrara campeón intercontinental

Por Sergio Levinsky, desde Buenos Aires. Especial para Jornada

En la final de la Copa Libertadores de ese año se había impuesto a otro equipo que contaba con grandes estrellas como Diego y Robinho y que, a priori, era el gran candidato, el Santos, con una diferencia de 5-1 en la serie.

En se entonces, 18 años atrás, no aparecía la excusa de las diferencias presupuestarias que se esgrimen hoy en la mayoría de los medios de comunicación para explicar la caída estrepitosa del fútbol argentino, que no logró colocar a ninguno de sus trece representantes en las dos semifinales de las copas sudamericanas en juego, la Copa Libertadores de América y la Copa Sudamericana.

No hay dudas de que el peso es una moneda muy débil por sus constantes devaluaciones (aunque se diga que lo que aumenta es el dólar) y que además, lo que reciben los clubes brasileños de derechos de televisión es muy superior a lo que obtienen los argentinos, pero esto no es culpa de la naturaleza, sino responsabilidad de los dirigentes que firman los contratos a ciegas y para quedar bien con los mandatarios de turno del fútbol doméstico, como si alzar la mano en contra fuera un sacrilegio o como si hacerlo determinara años en las tinieblas, con arbitrajes en contra y vaya a saberse cuántas prebendas perdidas.

Ya en los tiempos de Julio Grondona, a quien nadie se atrevería a negarle su rapidez y viveza, al dirigente que era ya número dos de la FIFA como vicepresidente senior, los dueños de los derechos televisivos lo hacían esperar horas sentado en el pasillo hasta ser atendido, y por décadas le negaron el número exacto de abonados a la TV por cable como para que supiera si lo estaban engañando o no, lo que luego motivó que fuera sencillo su rompimiento de contrato para pasarse al Estado en 2009 con el programa “Futbol Para Todos”.

Sin embargo, la dirigencia del fútbol argentino nunca aprendió la lección. Si Grondona, antes de morir, ideó el mamarracho del “Torneo de 30”, del que el fútbol argentino no puede terminar de salir, fue para aumentar la cantidad de partidos por fin de semana para poder cobrar un poquito más de dinero para las arcas destruidas de los clubes, que siguen sin entender que el círculo virtuoso de una industria como la del fútbol que provocaría la envidia de cualquier otra nacional pasa por vender (exportar) en dólares o euros para vivir en pesos, para lo cual esa masa de dinero entrante debería ser utilizado en obras y no en contratar jugadores de medio pelo que casi nunca logran reemplazar a los que se van. Para sustituir a los transferidos, se supone que están las divisiones inferiores, que en muchos casos, siguen manejadas por ex jugadores que en muchos no demostraron conocer de psicología infantil o de la adolescencia, o de técnica y táctica como para llevar adelante planteles de chicos que piensan en su futuro dentro del deporte.

Que la mayoría de los clubes argentinos tenga deudas siderales (y que en muchos casos no las pagan) y que no cobren lo que les correspondería por sus derechos televisivos o que no recurran a sus divisiones inferiores y permitan que agentes amigos hagan sus negocios, es parte de la consecuencia de la actualidad, con un torneo local infumable en muchos partidos, en los que casi todos los equipos tienen tal confusión que ya ni juegan con sus camisetas tradicionales ni hasta cuando sus colores no generarían problemas visuales, por puro snobismo.

Entonces, éxitos como aquel del Boca de Bianchi hoy son menos posibles. Para la Copa Libertadores de 2021 se clasificaron siete equipos argentinos: Boca, River, Racing, Argentinos Juniors, Defensa y Justicia, Vélez y San Lorenzo, y si bien es cierto que Boca fue casi expulsado del torneo por la Conmebol tras dos escandalosos fallos que no le permitieron pasar la serie ante Atlético Mineiro, es la primera vez, desde 2010, que ninguno de los representantes nacionales llega a una semifinal, y tan sólo River pudo arribar a cuartos, donde fue vapuleado por el mismo Atlético Mineiro con un 4-0 como resultado final de la serie.

Es cierto que en pocos meses, River perdió a varios jugadores importantes como Ignacio “Nacho” Fernández, Lucas Martínez Quarta, Exequiel Palacios y Rafael Borré, y en las últimas semanas, a Gonzalo Montiel. Pero también es cierto que el club, muy endeudado, utilizó buena parte de ese dinero en traer a José Paradela, los regresos de David Martínez, Jonathan Maidana y Enzo Fernández,  Alex Vigo, Agustín Palavecino, Agustín Fontana  y Brian Romero, y poco antes, a Fabrizio Angileri y a Jorge Carrascal.

En la Copa Sudamericana, por su parte, jugaron otros seis equipos argentinos: Newell’s Old Boys, Talleres de Córdoba, Lanús, Rosario Central, Arsenal e Independiente, y tampoco en este caso, ninguno de ellos pudo arribar a la semifinal, y sólo uno (igual que en la Libertadores, lo cual ya no parece una casualidad) pudo llegar a los cuartos de final, Rosario Central, de gris desempeño en los torneos locales y que fue eliminado por uno de los equipos no tan poderosos de Brasil, aunque apoyado por una empresa importante, como el Red Bull Bragantino.

Hay que tener en cuenta otro elemento, y es que todos estos trece equipos argentinos que participaron en los torneos sudamericanos de 2021 (estamos refiriéndonos a la mitad de los equipos que participan en el torneo local, que además no tiene descensos hasta 2022), se clasificaron insólitamente temprano para estas competencias, casi un año antes, debido a la conveniencia política de la AFA por adelantar estas instancias con el íntimo deseo de parar el fútbol por todo el 2020, como ya se escribió en estas columnas.

Sucedió así porque en marzo de 2020, cuando comenzó la cuarentena más estricta en la Argentina, el presidente de la AFA,. Claudio “Chiqui” Tapia, aprovechó la ocasión para pensar en unas  largas vacaciones, porque el panorama, si el fútbol se congelaba en ese momento, era el ideal para su reelección porque a la Copa Libertadores entraban todos los grandes (más aún cuando Vélez y San Lorenzo estaban en lista de espera pero no se disputaron copas y ocuparon esos lugares libres), y el que quedaba, Independiente, al menos ingresaba a la otra junto a los rosarinos y cordobeses y Lanús, con poder político porque su presidente, Nicolás Russo, está ligado a Sergio Massa.

De esta forma, con todos los clubes importantes acomodados, y los restantes, salvados del descenso por anularse hasta 2022, era el momento exacto para Tapia para llamar a ser reelecto para el período 2021-2025, en una asamblea por zoom que justamente ahora revisa, cual general Alais en Semana Santa de 1987, la Inspección General de Justicia (IGJ).

O sea que esos trece clubes llegaron a las copas continentales un año antes, con tiempo suficiente de preparación, pero por distintas razones, nadie dio en la tecla.

Es cierto, entonces, que la diferencia económica entre brasileños y el resto es enorme, pero el fútbol argentino debe dejar a un lado las excusas y hacer una fuerte autocrítica sobre su dirigencia, sobre cómo se utilizan los recursos, sobre los espectáculos que se brindan en los estadios, y sobre su desinterés por espectáculos mejores y por sanear sus economías, problemas que existen desde hace décadas, con muy marcadas excepciones.

Entonces, es tiempo de analizar y pensar más, y de llorar menos. Porque el fútbol argentino va cayendo en un pozo que parece cada vez más profundo y cuanto más pase el tiempo, más difícil será salir, si las cosas continúan por este camino que sus dirigentes eligieron.

_______________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista Diario Jornada.