Publicidad

4° Mendoza

Viernes, junio 24, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$128,7500

Dólar Ahorro/Turista

$213,10

Dólar Blue

$226,00

Dólar CCL

$237,17

Euro

$131,1105

Riesgo País

2324

4° Mendoza

Viernes, junio 24, 2022

RADIO

ONLINE

Tiempos de desavenencia

Una prueba de que los argentinos no sabemos nada del mundo, es nuestra ingenua creencia de que seríamos cosmopolitas. Los diarios de nuestro país hablan casi exclusivamente de Argentina; de Africa y Asia no tenemos ni idea, y si nos preguntan por Alto Volta, creemos que es un grupo de rock.

05/02/2022 20:51

Por Roberto Follari, Especial para Jornada

  Así, la reacción conservadora por el viaje a Rusia y China navega por mentalidades barriales que opinan que estar allí es “caerse del mundo”. Raro: China es la segunda potencia económica mundial (con seria posibilidad de pasar a ser la primera), Rusia es la segunda potencia militar mundial. Y cuando hubo que pedir desesperada ayuda por las vacunas –algunos ya se olvidaron- Estados Unidos no daba nada: fue Rusia la que nos auxilió, y nos permitió empezar el largo camino de salida de la pesadilla Covid-19.

  Estados Unidos fue la que nos hundió con el insólito préstamo a Macri de 54 mil millones –que gracias al actual gobierno nacional fueron 8000 menos-, tomándonos de ese modo como objetos de sus propias decisiones económicas. Ahora, o nos declaran en moratoria o nos vienen a vigilar cada tres meses: nosotros al desastre, ellos al negocio.

  De modo que en lo económico, en lo geopolítico y en el apoyo tecnológico, bienvenido sea el multilateralismo: seguiremos nuestras relaciones con el país del Norte, pero no dejaremos de tomar lo conveniente que nos venga de otras latitudes.

  En la semana, estuvo también la fuerte manifestación contra el comportamiento parcial de la Corte Suprema, que en Mendoza fue mayor aún en términos proporcionales, con unas 4000 personas en tiempos de calor, pandemia y vacaciones. Fue grotesco que algunos medios hablaran de “dos manifestaciones, una a favor y otra en contra”, cuando la asistencia de las “a favor de la Corte” fue escuálida, casi nula. Lo cierto es que Comodoro Py y la Corte deberán empezar a tomar nota, porque esto recién estaría empezando: las actividades críticas y masivas –se prometió- seguirán hasta que la cúpula del Poder Judicial vuelva a actuar acorde a la ley.

  Por su parte, Máximo Kirchner hizo estallar un fuerte petardo con su renuncia a la presidencia del bloque. Fue en términos muy estridentes –no diferentes de los que usaría un opositor-, denunciando supuesta laxitud en la negociación con el FMI.

  La negociación con el FMI no es buena, pero se sabe que ninguna puede serlo. No pagar lleva directamente al default, llamado piadosamente “moratoria”. Máximo parece sugerir que hay que pagar, pero negociar mejor. ¿Cómo se consigue eso? ¿Además de lograr que no haya reforma laboral ni reforma previsional ni privatización de empresas públicas, puede pedirse que el FMI no requiera baja del gasto público? ¿Se podrá negociar con el FMI como si fuera la Sociedad de Beneficencia? ¿Se puede tomar en serio que ir a la Corte de la Haya pudiera cambiar en algo los cronogramas de pago, fijados en el desastroso convenio del Fondo con el macrismo?

  Gran ruido tras la renuncia, con el fantasma de la división del FdT inevitablemente en el horizonte. Nadie más siguió a Máximo, amén de la alegría de un cierto sector del kirchnerismo: lo cual lleva a pensar que quizá la jugada busca instalar al heredero de Néstor hacia su candidatura para las internas del 2023.

  Intertanto, el panorama es confuso: ¿votaría la oposición el convenio, si un sector del oficialismo no quiere votarlo? ¿Esta presión podría cambiar en algo el convenio, dado que Kristalyna se dio oficialmente por enterada? Si no se aprueba en el Congreso: ¿tendría que aprobarlo directamente el Ejecutivo –como sugiere Bullrich para no hacerse cargo-, o iríamos derecho al default, con la consiguiente posibilidad de corrida cambiaria?

  Todo por verse. En Juntos por el Cambio también reina el desacuerdo: no votarlo suena poco responsable siendo que ellos pidieron el dinero, votarlo sería conveniente para el gobierno. Pero a la vez no votar iría contra la economía, y con ello malquistaría a la oposición con empresarios y sindicalistas a la vez. La situación es de alta incertidumbre –a lo cual la decisión de Máximo ha colaborado- y los movimientos de cada sector dependerán también de los que vayan a hacer los demás.

  La política no aburre ni descansa en la Argentina. En otros países se vive en paz, lo político es apenas un fondo inaudible. Aquí, cada mañana hay que leer diarios, prender la radio o la tv para saber si no hay algún aviso de incendio en curso.-

__________________________________________________________________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista Diario Jornada.