¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Corto y largo plazo

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

15° Mendoza

Viernes, diciembre 02, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$174,2500

Dólar Ahorro/Turista

$305,94

Dólar Blue

$313,00

Dólar CCL

$323,72

Euro

$176,4247

Riesgo País

2207

15° Mendoza

Viernes, diciembre 02, 2022

RADIO

ONLINE

Corto y largo plazo

La Argentina tiene muy buenas posibilidades económicas en el mediano plazo: el gas de Vaca Muerta, las reservas de litio, el agua, el viento para energía renovable, así lo indican. Tenemos lo que el mundo empieza a necesitar, con una urgencia que surge de la guerra en Ucrania.

Redacción
24/09/2022 22:28

Por Roberto Follari, Especial para Jornada

Pero acá, seguimos empantanados en el presente. Vivimos la locura que llevó a un intento de asesinato de la vicepresidenta, y a la posterior de negar que el hecho haya existido –aunque visto en vivo y en directo por medio país-. Un atentado en que las grandes preguntas siguen presentes: ¿quién organizó desde más arriba? ¿quién financió?

  Surgen algunas puntas. Fue Pagni quien primero llamó la atención sobre la corrección gramatical del detenido Gabriel Carrizo. Sabag Montiel es un marginal; pero Carrizo, que pareciera que es quien daba órdenes, no es ningún lunático: sabe expresarse con diversidad lexical y habilidad argumentativa. Lo mismo que, llamativamente, sucede con otras personas que no están en la causa judicial, pero orbitan en el espacio de la derecha de “acción directa”: el líder de Revolución Federal es muy sutil y elusivo para sostener que sus dichos brutales y promesas de muerte no son más que palabras sueltas, así como la célebre “vecina” de Cristina Fernández difícilmente convenza de que es una inocente señora que poco sabe de política: sus respuestas parecen de alguien con largo entrenamiento discursivo.

  Si a eso se suma que los dos abogados de Carrizo no son pagables por ningún vendedor de copos de azúcar, las conjeturas se van sumando. Abogado y abogada que eran hasta ahora asesores de legislador y legisladora del PRO; y en el caso de ella, también es periodista en un canal de TV cuya propiedad suele adscribirse a Macri. Por cierto, no hay tipificada ninguna conexión directa de los perpetradores del atentado con  actores políticos; pero sí queda claro por dónde vienen sus afinidades y relaciones con la política.

  Mientras, no fueron pasados por tv los alegatos de Beraldi -el abogado de Cristina Kirchner- y el de ella misma en la meneada causa Vialidad. Ella insistió en que resulta inconsistente llamar “asociación ilícita” a un gobierno democráticamente elegido, y en que los hechos que se pretende juzgar correspondían a otros ámbitos, pues eran de la provincia de Santa Cruz, y corresponderían a lo contencioso administrativo, en vez de a lo penal. El letrado mostró gran versación y paciencia para desarmar, de modo metódico y preciso, cuestiones como que se pagó más de lo inicialmente pautado: es lo que ocurre con cualquier obra pública en un país con inflación. Igual, se espera que el fallo tenga que ver más con las presiones políticas y mediáticas, que con lo que se ha desarrollado en sede judicial.

  Massa en Estados Unidos, los dólares depositados finalmente por lo exportadores en el Banco Central y el presidente en la ONU, muestran a un gobierno de Argentina al que ahora se ve mejor desde Estados Unidos y su elite político-empresarial . Es que barbarie como la del atentado, muestra que la derecha argentina no es del todo confiable para Estados Unidos: ¿no podría inventar a un nuevo Bolsonaro, errático, inmanejable y finalmente aliado de Putin en la guerra de Ucrania? La actual administración de Estados Unidos prefiere ahora que gane Lula: una izquierda previsible les es mejor que una derecha violenta y antijurídica.

  Si a ello se suma que Massa es amigable para los diplomáticos del Norte, y que las riquezas de la Argentina son tan codiciables que la jefa del Comando Sur de Estados Unidos se refiere a ellas como si fueran propias, lleva a que la habitual simpatía imperial por la derecha antiperonista argentina se atenúe, y que juegue en menos oposición con el actual gobierno nacional.

  Hay, entonces, una gran ocasión para la Argentina: porosidad desde la máxima potencia del hemisferio para ambos sectores de la publicitada “grieta”, y necesidad urgente de apelar a nuestro gas, nuestro petróleo, nuestro litio.

 Obvio que no se trata de regalar nuestras riquezas, sino de hacerlas jugar en favor del bienestar nacional. Usarlas con la inteligencia y la firmeza con que ha sabido hacerlo Bolivia, por ejemplo.

¿Estará la elite política, económica y mediática argentina a la altura de la situación? No lo parece. Hace muchas décadas que los miembros del stablishment nacional dejaron de tener un proyecto de país, para tener sólo un proyecto de ganancias: que dejaron de ser sector dirigente, para ser solamente sector dominante. Y ver la retahíla diaria de insultos y veleidades televisivas, poco promete en cuanto a que hubiera algún cambio favorable.-

__________________________________________________________________________________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista Diario Jornada.