Por Sebastián Pérez Dacuña, Redacción Jornada

[email protected]

Mendoza cuenta con un turismo más vinculado al “aire libre”, con menos concentración de población y que hace hincapié en el enoturismo, muy afianzado, y el turismo de montaña, que necesita consolidarse. Un aeropuerto renovado,  hotelería y gastronomía de distintos niveles y buena calidad y una situación controlada en el contagio del COVID19 aparecen como grandes fortalezas.

En su edición del 9 de mayo, el reconocido periódico francés Le Monde en su artículo “Sauver la saison touristique européenne”, escrito por especialistas,  despliega una serie de razones y propuestas de por qué y cómo el turismo van  a cambiar en el Europa y en el mundo entero. En el postulado indaga en permitir a los viajeros y vacacionistas ir de una “zona verde” a otra, más allá de las fronteras nacionales, en este caso de Francia. Entre otras propuestas destacan dividir  el país en unidades territoriales, o zonas, de un tamaño eficiente; marcar en “verde” todas las áreas donde el virus está bajo control; y al  principio, prohibir viajar entre las diferentes zonas (excepto en el caso de un imperativo médico, profesional o familiar), luego, gradualmente, afloje esta prohibición para las “zonas verdes”. En ese sentido. Mendoza, hoy podría calificar como una de esas “zonas verdes”.

La provincia, al igual que muchas ciudades del mundo, sin ser una gran metrópoli, ha forjado un presente turístico, que aunque algunas falencias, está bien fortalecido y aparece como una propuesta seria y “alternativa” a destinos que por ahora aparecen “menos seguros” donde aún el Covid 19 parece haber comenzado a instalarse. Claro está, esto es una hipótesis que podemos barajar a mediano o largo plazo, y hasta pensarlo con una vacuna ya consolidada, de por medio.

Consultada por Diario Jornada, Silvana Biagiotti,  la empresaria mendocina que preside la Asociación de Conventions and Visitors Burós de Latinamérica y El Caribe, explicó sobre esta nueva tendencia: “Hace poco en un foro de la Organización Mundial del Turismo se planteó el tema que la selección y búsqueda de los futuros visitantes y lo que  se observan, de acuerdo a las tendencias es que los turistas quieren seguir viajando y concretar aquellos viajes que tenían planificados , otra de las tendencias a la hora de estudiar estos criterios de búsquedas es que se están interesando por destinos a no más de 300 km de donde viven porque si surge un rebrote de la enfermedad pueden volver a su casa. Pero, por otro lado, los que si buscan son lugares que estén lejos de las grandes urbes, destinos rurales, menos cantidad de habitante donde haya más distanciamiento social. Mendoza es un destino que se ve muy elegido en los buscadores porque representa seguridad, podemos decir que es un destino turístico potencial próximo porque hoy nada se puede asegurar.

Silvana Biagiotti, preside la Asociación de Conventions and Visitors Burós de Latinamérica y El Caribe.

No es casualidad que recientemente,  y luego de profundizar en las millones de listas de deseos de viajes creadas por los clientes en su plataforma, en los últimos dos meses, Booking.com compartió los principales destinos nacionales en la mente de las personas, mientras esperan el momento adecuado para volver a viajar.

A la hora de pensar en viajes futuros, la ciudad de Mendoza y San Rafael se encuentran entre los 10 destinos nacionales más elegidos por los argentinos en sus listas de deseo, desde comienzos de marzo. Estos importantes atractivos mendocinos están ubicados en el quinto y noveno puesto del ranking, respectivamente.

Por su parte Diego Stortini, empresario hotelero y además presidente titular de la Cámara de Comercio, Agricultura, Industria y Turismo de Tunuyán, asegura que esta situación de pandemia sin dejar de ser crítica, representa para Mendoza una oportunidad en materia turística, vacuna de por medio, para el mediano o largo plazo. “Mendoza ha evolucionado mucho en el turismo pero quedaron materias pendientes. Una de ellas es que Mendoza regionalice el turismo, que se divida por oasis, que cada uno se lidere una estrategia que tenga que ver con los servicios y la infraestructura y hoy lo tiene que hacer en función al Covid. Esto también se puede hacer a nivel país, ¿por qué no?”, reflexiona. Y agrega:  “Me imagino una Mendoza  con epicentros en las áreas geográficas regionales y donde,  por supuesto, el turismo de más largo plazo llegará al centro urbano de nuevo que es el que más potencialidad tiene de alojar. En un primer momento va a ser difícil reactivar un hotel de 4 o 5 estrellas con tan baja densidad de turistas, probablemente tengan  que ir a un protocolo de ocupación”.

Diego Stortini, empresario hotelero y presidente titular de la Cámara de Comercio, Agricultura, Industria y Turismo de Tunuyán.

Por otra parte, aparecen las líneas aéreas, que  seguramente están pensando en sobrevivir, algunas siendo asistidas por los estados, pero también algunas están jugando a buscar nuevos destinos, destinos que le den seguridad al pasajero. En ese sentido desde JetSmart, su gerente general, Gonzalo Pérez Corral explicó”: “El impacto del sector ha sido grande, muchos países han aportado desde el estado a las líneas aéreas y creo que va a ser difícil la recuperación, hoy es muy difícil saber que va a pasar, ver si aparece una vacuna y si no parece es muy difícil saber que operadores van a quedar. Creo que primero van a reponerse los viajes de gente que necesite trabajar, ver a su familia o después vacaciones a puntos cercanos, que ofrezcan seguridad.  Tenemos otras  compañías del grupo, por ejemplo Wizz Air, en Austria, y  ellos ven que hay un público joven que se anima a viajar y que busca espacios abiertos como playa o montaña, evitando ciudades y creo que una tendencia que se va a repetir en todo el mundo”. Otro tema es la seguridad dentro de los aviones, en ese sentido, aerolíneas como JetSmart cuenta con filtros que absorben el 99.9% de los virus y además un sistema que intercambia el aire de la cabina cada 3 minutos aportando aire externo al avión.  Los filtros son muy poderosos y captan específicamente el coronavirus.

Gonzalo Pérez Corral, gerente general de JetSmart.

Sobre la oportunidad que puede tener la provincia con las líneas aéreas, Stortini, vuelve a reflexionar: “No tenemos que dejar que se pierdan rutas aéreas. Hoy KLM, Fly Emirates, American Airlines, están  revisando as rutas aéreas en función de que como los países van a administrar la crisis sanitaria. Tenemos un gran aeropuerto y no tenemos que perder la oportunidad de que una aerolínea quiera aterrizar acá porque no lo puede hacer en Buenos Aires o Santiago de Chile. Mendoza tiene una oportunidad porque hay bodegas preparadas para hacer circuitos sin densidad de personas, con grupos de afinidad como familias o amigos que viajen juntos. Las visitas en bodega se pueden adaptar. Tenemos  una alta cantidad de hoteles boutiques, de  hoteles pequeños, cabañas que permiten trabajar al turismo  con un nivel de detalle que no muchas provincias lo pueden proponer. Va por ahí el posicionamiento”.

Desde el sector enoturistico más “puro”, Walter Bressia, director de  Bodegas de Argentina, y referente de la comisión de turismo de la entidad bodeguera,  advierte que es muy bueno que se empiece a hablar ya de este tema. “Si seguimos con este ritmo tan bajo, va a ser uno de los destinos más buscados. Tenemos la gran ventaja de que como atractivos turísticos tenemos nuestros viñedos que son espacios abiertos que es lo que recomienda la OMS. Creo que en ese sentido cumplimos perfectamente”. Cabe destacar que el sector ya ha entregado un protocolo a la Nación que se está estudiando.

Walter Bressia, director de Bodegas de Argentina.

“Nuestro enoturismo puede ser muy seguro y nuestras bodegas pueden adaptarse perfectamente, inclusive durante invierno. A diferencia de nosotros, en Europa las viñas y bodegas están cerca de los conglomerados urbanos. Para nosotros eso es una ventaja. Mendoza y la vitivinicultura como destino turístico va a reaccionar positivamente de manera rápida”, concluye.

Gran Hotel Potrerillos, ubicado en un lugar privilegiado al pie de la cordillera de los Andes.

Créditos para al sector turístico local

Uno de los sectores más castigados por la pandemia es sin duda el del Turismo. Algunos empresarios ya dan por pérdida para la actividad lo que resta del año.

Desde el Fondo para la Transformación y el Crecimiento han elaborado un plan financiero para este sector.

Serían créditos con un tope de $2,5 millones y tendrán un periodo de gracia de 12 meses para devolver el préstamo, a una tasa de interés que rondaría el 20% anual.

Esta línea de créditos que estaría disponible en junio, podría llegar a unas 400 empresas locales y a aquellas que accedan a un préstamo máximo de $2,5 millones no se les exigirá que pongan una propiedad como garantía.

Este salvataje se suma así al anunciado Fondo Nacional de Turismo que repartiría a las pymes de ese sector aportes no reembolsables.

Esta es una visión de nuestra provincia en el extranjero.