¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

EL CAFÉ

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

26° Mendoza

Domingo, noviembre 27, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$171,7500

Dólar Ahorro/Turista

$301,79

Dólar Blue

$320,00

Dólar CCL

$323,02

Euro

$172,3792

Riesgo País

2370

26° Mendoza

Domingo, noviembre 27, 2022

RADIO

ONLINE

EL CAFÉ

24/07/2021 20:28

El café es la bebida que se obtiene a partir de los granos tostados y molidos de los frutos de la planta del café (cafeto); es altamente estimulante por su contenido de cafeína, una sustancia psicoactiva

Por Jorge Sosa, Redacción Jornada

Este producto es uno de los más comercializados del mundo y una de las tres bebidas más consumidas del mundo (junto con el agua y el té).
El cafeto es originario de la provincia de Kaffa, en las tierras altas de Abisinia, actual Etiopía, en donde crece de forma silvestre. Las cualidades energéticas del café ya eran conocidas por la tribu Galla de Etiopía en el siglo XI, quienes lo mezclaban con grasa animal. Posteriormente, sería introducido a Arabia, de donde se expandiría al resto del mundo con el dominio turco de Anatolia.
Actualmente, la planta se cultiva principalmente en países tropicales y subtropicales. Brasil concentra poco más de un tercio de la producción mundial.


Los argentinos somos muy afectos al café y lo tomamos de diversas maneras, cortado, como decimos cuando le agregamos un chorrito de leche, también está el goteado, el manchado, y es probable que en algunos momentos le agreguemos crema o alguna bebida espirituosa. Habitualmente se lo toma caliente pero hay varios lugares en el mundo en que esta bebida se consume fría.
El café ha dado lugar a establecimientos cuya principal oferta es precisamente este líquido y que por extensión, esos establecimiento se llaman café. Están en todos lados del país, hasta en los pueblos más pequeños porque es una costumbre de la cual los argentinos no nos podemos desprender.


Cuando hay una reunión importante seguramente no es en una oficina, es en el café. Sobre sus mesas se cocinan asuntos de suma importancia que hacen al quehacer del país. El café del Molino, en Buenos Aires, recientemente recuperado, ha servido como lugar para acuerdos políticos de envergadura y para tramar trenzas que después deberemos soportar nosotros.
Estos negocios han tenido importancia aún en nuestra historia, en el café de Marco, ubicado frente a plaza de mayo se reunían allá por 1810 Castelli, Moreno, y Belgrano para tramar en realidad sus ansias por la libertad de América.
Son importantes también para las conquistas, más de un matrimonio ha comenzado con la invitación a tomar un café.


Uno tiene su café preferido así como su peluquero, y no lo abandona, va al mismo lugar porque sabe que allí habrá de encontrarse con gente que conoce y será bien atendido por ser un concurrente frecuente.
Y uno desgrana la charla con extensión porque el café justifica la pausa y entonces las palabras salen dóciles para entablar eso que llaman diálogo.
No sé cuántos cafés habrá en Mendoza pero se me ocurre que un montón. El centro está lleno de ellos y muchos rebozan de gente, porque es un lugar de encuentro, una forma de pasar el tiempo contando los avatares de la vida a otro.
Quien hubiera dicho que estos granos que crecen libremente en Etiopía se transformarían en uno de los negocios más grandes del mundo y nos darían la oportunidad de hacerle un ratito de burla a la rutina.

_______________________________________________________________________
Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista Diario Jornada.