¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Tras la protesta más grande de la última década ya hablan de renuncias

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

14° Mendoza

Sabado, mayo 18, 2024

RADIO

ONLINE

14° Mendoza

Sabado, mayo 18, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

Tras la protesta más grande de la última década ya hablan de renuncias

Según los organizadores de la movilización en CABA calcularon unas 800 mil personas, la UBA 500 mil y la Ciudad 150 mil. El protocolo de Bullrich no logró ser aplicado ante el temor de que hubieran jóvenes o niños heridos. El ministerio de Capital Humano está en crisis y apuntan a Caputo

Redacción
24/04/2024 10:58
Vista aérea de la marcha de protesta contra los recortes en las universidades dispuesto por Javier Milei.
PUBLICIDAD

La marcha universitaria en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, CABA, -al igual que en el resto del país- fue más masiva de lo que se esperaba y sacudió al gobierno de Javier Milei, cuya gestión presidencial padeció la protesta más grande no sólo de su mandato sino de la última década. Lo que ya provocó -hoy miércoles 24 de abril de 2024- fortísimas presiones en un asunto al que poco se dedicó: la educación, tópico ausente en el mentado Pacto de Mayo.

Además de propagarse por todo el país, en provincias como Mendoza donde se calculó la participación de más de 40 mil personas, la movilización en CABA tuvo una adhesión histórica. Los organizadores calcularon que 800 mil personas se movilizaron por el microcentro porteño, mientras que la UBA calculó 500 mil. La Ciudad que gobierna el PRO calculó 150 mil.

Más allá de las exactitudes, la marcha colapsó el centro porteño e impidió la circulación como en ningún otro momento de la era libertaria. La contundencia de la marcha golpeó de lleno en el seno del Ejecutivo Nacional donde ya comenzaron a producirse las primeras escaramuzas y búsqueda de los responsables a quienes se les achaca el no haber sabido cuidar bien al Presidente de Argentina.

El suceso golpeó en dos de los pilares que sostienen a Milei: el control de la calle que buscó aparentar durante los primeros meses de mandato con el protocolo de Patricia Bullrich que no existió ayer martes y en el apoyo monolítico de los jóvenes.

Los jóvenes fueron mayoría de un público integrado por clase media, por más que el Gobierno intentó hacer foco en la presencia del kirchnerismo, la izquierda, los radicales y la CGT, lo que ya de por sí demuestra una amalgama pocas veces vista en dos décadas. 

En ese sentido se escucharon canciones contra Milei y se reprodujeron carteles sobre Conan, pero no se escucharon cantos de ningún partido en especial. 

AP

En el Gobierno Nacional se pasaban factura anoche por no haber podido evitar una foto tan adversa y por subestimar la convocatoria de las universidades. "Hicimos como el cartero que cree que el perro no lo va a morder sólo porque lo espera sentado en el porche", graficaban en el Ejecutivo.

En sectores del Gobierno cuestionaron que a Milei "no lo cuidaron" al no desactivar el conflicto más previsible de su mandato. El presidente arrancó el día con retuits furiosos contra la UBA y luego de la marcha largó el teléfono, hasta que subió una imagen de un león tomando "lágrimas de zurdos" en una taza.

"Vamos a intentar que se apague el fuego", dijeron a La Política Online, LPO, los libertarios, aunque prevén más choques entre ministros antes de que se resuelva el conflicto.

"Esta marcha no se hacía si hace un mes le daban la plata que Caputo no quiso liberar", dijeron fuentes cercanas a la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello.

La ministra no está exenta de las críticas, ya que la secretaría de Educación depende de su firma. En las horas previas a la marcha había renunciado el funcionario más íntimo de la ministra, Maximiliano Keczeli era el secretario de Coordinación Legal y Administrativa.

Entre los libertarios aseguran que Pettovello "va a caer en algún momento", pero creen que ahora es el momento de otras renuncias. Apuntan especialmente a Alejandro "Galleguito" Álvarez, el subsecretario de Política Universitaria que propuso "hacer mierda" el sistema universitario.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD