¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Palabras finales de Cristina Kirchner en la causa Vialidad: “La ladrona y la chorra soy yo"

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

25° Mendoza

Jueves, febrero 09, 2023

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$196,2500

Dólar Ahorro/Turista

$344,63

Dólar Blue

$381,00

Dólar CCL

$366,13

Euro

$204,0318

Riesgo País

1912

25° Mendoza

Jueves, febrero 09, 2023

RADIO

ONLINE

Palabras finales de Cristina Kirchner en la causa Vialidad: “La ladrona y la chorra soy yo"

Cristina Fernández de Kirchner cuestionó hoy que se considere una asociación ilícita a un Gobierno elegido tres veces "democráticamente" mientras que "en Comodoro Py no se considera que mi muerte, mi asesinato, puede ser un acto de conmoción pública"

Redacción
29/11/2022 08:34
El fiscal Luciani pidió 12 años de prisión para la Vicepresidente

Terminada la exposición de hoy de Cristina Kirchner, los otros acusados dijeron que no hablarían y el tribunal anunció la fecha del veredicto: será el 6 de diciembre próximo. Antes, entre el lunes y el martes, tendrán la oportunidad de dar sus últimas palabras los cuatro acusados que faltan.

Se llevó a cabo la úlltima jornada del juicio que lleva más de tres años y en el que el fiscal Diego Luciani pidió la condena 12 años de prisión para la Vicepresidenta y Lázaro Báez.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy que el Tribunal Oral Federal 2 que la juzga en la causa Vialidad es un "pelotón de fusilamiento", al comenzar a exponer sus palabras finales en el juicio.

"Cuando hablé de 'lawfare' fui muy generosa; este tribunal es un pelotón de fusilamiento", dijo la Vicepresidenta, quien se dirigía desde pasadas las 9:30 a los jueces del Tribunal Oral Federal 2 desde su despacho en el Senado Nacional, en la última instancia antes de fijar fecha para el veredicto.

La vicepresidenta dijo que a ella la acusan de ser “la ladrona y la chorra”, pero que hay “una vecina del barrio en otro lugar más selecto, en la Isla”, que sí cambió de departamento.

Pero la ladrona y la chorra soy yo. Esto es lo que se está viviendo en la República Argentina”, insistió. “Yo tenía el 10 de diciembre los mismos bienes. Los investigaron tres jueces y yo tenía los mismos bienes”.

Cuestionó, una vez más, a los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola. Dijo que terminaron su alegato el mismo día de “otro fusilamiento”, 50 años después, en alusión a los hechos conocidos como la masacre de Trelew. “No pudieron replicar ni desmentir ninguno de los hechos”, afirmó.

“No me equivocaba. La sentencia estaba escrita, pero no imaginé que iba a estar tan mal acusada como lo fui por la fiscalía. Nada de lo que dijeron pudieron probarlo. Se demostró que los hechos no habían existido siquiera”, afirmó.

La fiscalía sostiene la existencia de una asociación ilícita que funcionó entre 2003 y 2015 en la que se le direccionó, según el expediente en gran cantidad obra pública al empresario Lázaro Báez.

La expresidenta tuvo varias intervenciones a lo largo de proceso. La última fue en la etapa de alegatos cuando refutó la acusación y volvió a hablar de lawfare, teoría que sostiene la coexistencia de una conspiración política (de la oposición) y sectores de la Justicia para perjudicarla.

El juicio comenzó durante el último año de mandato del ex presidente Mauricio Macri y que tenía, en ese momento, a Javier Iguacel como titular de Vialidad Nacional. Aunque parte de los hechos ya estaban bajo la órbita de tribunales por una presentación que la Coalición Cívica había hecho en 2008.

Las penas solicitadas fueron de 12 años para Cristina Kirchner y Báez. Mientras que diez para el ex ministro (Planificación Federal) Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas José López y para el exdirector de Vialidad Nacional Nélson Periotti.

Para Raúl Daruich y Mauricio Collareda, ex jefes del Distrito 23 (Santa Cruz) de la Dirección Nacional de Vialidad, la fiscalía pidió cinco y seis años de prisión respectivamente. Para Abel Fatala, exfuncionario de Planificación Federal, la pena de 4 años.

De ser condenada, la Vicepresidenta no irá presa porque la sentencia recién se ejecutará cuando el fallo esté firme, es decir, cuando lo ratifique la Corte Suprema de Justicia, la cual no tiene plazos.