¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

La discriminación es lo que avanza

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

15° Mendoza

Domingo, mayo 19, 2024

RADIO

ONLINE

15° Mendoza

Domingo, mayo 19, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

La discriminación es lo que avanza

Celina Esteban, una mujer trans empleada en el Hospital de Salud Mental Laura Bonaparte gracias a la Ley de Cupo Laboral Trans, fue despedida abruptamente durante los recortes implementados por el gobierno de Javier Gerardo Milei

14/03/2024 18:31
Celina Esteban
PUBLICIDAD

Despidieron a Celina Esteban, mujer trans que había ingresado el año pasado mediante la Ley de Cupo laboral Trans en el Hospital de Salud Mental Laura Bonaparte. Fue despedida sin razón en medio de los recortes indiscriminados que está realizando el gobierno del presidente Javier Gerardo Milei. 
Las consecuencias de las medidas hacia los más desprotegidos comienzan a verse en el día a día, y en aumento.  El cierre del Ministerio de la Mujer, Géneros y Diversidad; la prohibición del lenguaje inclusivo, y el fin del INADI con las excusas económicas en realidad omiten el principal objetivo, el cual parece ser el perseguir al movimiento LGTB y quitar los derechos obtenidos estos últimos años.  

El caso de Celina Esteban es realmente significativo, fue la primera mujer trans en asumir como jefa de residentes en el cuerpo de salud de la Ciudad, cuando asumió en el Centro de Salud N°7 del Hospital Santojanni, cargo electivo al cual asumió con el 100 por ciento de los votos posibles. 
 La profesional de la salud señaló que "Cuando arrancó el Gobierno de Milei y comenzó a regir el DNU, que el hospital ni siquiera lo respeta, porque si bien es muy negativo para todos los trabajadores nos exceptuaba a los del cupo laboral trans y a la ley de discapacidad, decidieron dar de baja mi contrato que ya tenía firmado para 2024 y lo hicieron trimestral. Como para darme salida rápido".  Continuando su testimonio destacó que le recriminaron haber ido a la manifestación en contra del cierre del INADI y remarcó el destrato recibido por la forma que se enteró su despido “el viernes 1 de marzo me llegó un telegrama que decía que no se renovaba mi contrato y que tenía que ir a trabajar de todos modos hasta el 31 de marzo porque era el fin de mi contrato. No me avisaron que no podía ingresar al hospital.

Me presenté a tomar mi guardia, no había nadie del hospital, sino un empleado de la empresa de seguridad que me dijo que tenía prohibido el ingreso al hospital de por vida, por orden de la directora”. 

Para finalizar señaló la realidad de miles de personas que se sienten desprotegidas con este nuevo gobierno y, que lamentablemente ella a partir de hoy, también ocupa “Con este Gobierno, siendo trans es casi imposible hoy encontrar trabajo. No sé cómo voy a subsistir". No es tanto la libertad como la discriminación lo que avanza.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD