¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Un testigo clave apuntó contra Máximo Thomsen: “Le pegó dos puntinazos en la cabeza a Fernando”

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

7° Mendoza

Lunes, mayo 27, 2024

RADIO

ONLINE

7° Mendoza

Lunes, mayo 27, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

Un testigo clave apuntó contra Máximo Thomsen: “Le pegó dos puntinazos en la cabeza a Fernando”

Este jueves se lleva adelante la cuarta audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, en enero de 2020 a la salida de un boliche en Villa Gesell. Uno de los imputados es quien podría recibir una de las penas más altas. La defensa se aferra al testimonio del especialista forense que realizó la autopsia de la víctima
 

Redacción
05/01/2023 11:55
Graciela Sosa, la madre de Fernando, exigió que "la Justicia actúe" .
PUBLICIDAD

Comenzó la cuarta audiencia por el crimen de Fernando Báez Sosa. Por primera vez desde el inicio del juicio, los acusados permanecen en la sala sin barbijo. Algunos entraron con la cara descubierta y otros se quitaron el tapabocas momentos después. En el lugar también se encuentran presentes los padres de la víctima, Graciela Sosa y Silvino Báez.

Cabe recordar que en las primeras audiencias el barbijo había sido obligatorio para todos menos para los integrantes del tribunal, los representantes del Ministerio Público Fiscal y los abogados de las partes. El uso del tapabocas durante el juicio tiene que ver con una sugerencia del Poder Judicial debido al rebrote de coronavirus que se vive por estos días y al espacio reducido de la sala.

Desde la querella habían hecho hincapié ayer en que los acusados mostrasen la cara y el hecho de que durante las primeras tres audiencias se los haya visto con el rostro cubierto había generado dudas sobre algún tipo de estrategia.

En esta oportunidad, está previsto que declaren doce testigos ante el Tribunal N°1 de Dolores: cuatro policías, una joven que le practicó maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) a la víctima y comerciantes de la zona.

Durante la jornada del miércoles declararon Pablo Ventura, el remero acusado falsamente por los rugbiers, su padre, amigos de Fernando y personal de seguridad del establecimiento nocturno.

Máximo Thomsen, el rugbier más señalado en el juicio 

Máximo Thomsen, es uno de los rugbiers más comprometidos en la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa. (Foto: Facebook).

Es uno de los imputados que podría recibir una de las penas más altas. La defensa se aferra al testimonio del especialista forense que realizó la autopsia de la víctima.

Tomás Bidonde, el testigo clave que decidió testificar

El joven presenció cómo golpeaban a Fernando y entre lágrimas señaló a Thomsen, el rugbier más complicado: "Le pegó dos patadas en la cabeza, como puntinazos. Después recuerdo que lo agarró y le volvió a dar dos patadas. Lo agarró de la cabeza".

"Veo golpes por todos lados. A Fernando le pegaban entre cuatro. El chico (Fernando) estaba arrodillado, cubriéndose. Atrás había otro en la misma situación", detalló. 

Y añadió: "Recuerdo a otro persona que le pegaba una patada, en la parte izquierda, y también lo vi antes, que lo golpeaba. Era menos atlético que el chico anterior, que era muy musculoso".

Bidonde detalló que luego de que los rugbiers se fueran vio a mucha gente "ayudando a un chico que estaba en el suelo". "Cruzo la calle, yendo para el kiosco. Recuerdo que había una chica con la que hablé que estaba en el mismo estado que yo, con miedo", relató.

Además, reconoció a Ciro Pertossi pegándole de costado y a Matías Benicelli y Ayrton Viollaz "pegándole a los amigos". "Les pregunté que había pasado y me respondieron: 'No sabemos. Nos vinieron a buscar'".

El testigo señaló que "era algo avasallante. Era fuerza y golpes que generaban nervios",

Los padres de Fernando en rueda de prensa.

Qué dijo la autopsia sobre el cuerpo de Fernando Báez Sosa

La autopsia reveló que Fernando murió por un shock neurogénico, producto de un fuerte golpe que recibió en la cabeza. El grave traumatismo de cráneo le provocó sangrado interno y la muerte casi inmediata. También presentó una lesión y fractura de la mandíbula.

Tenso momento en el juicio por el homicidio de Fernando Báez Sosa.

Fernando murió "en forma traumática producto de un paro cardíaco traumático por shock neurogénico producido por múltiples traumatismos de cráneo que generaron hemorragia masiva intracraneana intraparenquimatosa sin fractura ósea", fue el informe que recibió en su momento la Fiscalía.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD