¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Un efectivo de la Policía de Mendoza escondió su arma en el horno, se olvidó de sacarla y la "cocinó"

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

24° Mendoza

Miércoles, febrero 21, 2024

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$856.00

Dólar Ahorro/Turista

$1369.60

Dólar Blue

$1115.00

Dólar CCL

$1131.28

Euro

$906.10

Riesgo País

----

24° Mendoza

Miércoles, febrero 21, 2024

RADIO

ONLINE

Un efectivo de la Policía de Mendoza escondió su arma en el horno, se olvidó de sacarla y la "cocinó"

El efectivo sería suspendido durante algunos días y, en caso de que el arma haya sufrido algún daño, deberá hacerse cargo de la reparación 

Redacción
22/02/2023 18:30
Pistola Taurus PT 609 Pro

Un efectivo que presta servicios en la Unidad Investigativa de Guaymallén fue noticia en las últimas horas por un insólito motivo: guardó su arma reglamentaria adentro del horno de su casa (por motivos de seguridad), y cuando regresó lo prendió para cocinar y se olvidó de sacarla. 

El tragicómico hecho tuvo lugar este miércoles al mediodía, en una vivienda de el barrio El Prado, cuando el efectivo se había retirado su casa y dejó sus pistola 9 milímetros en el horno. 

Al regresar a la vivienda, alrededor de las 13.30, prendió el horno para cocinar y se olvidó del arma, por lo que el aparato comenzó a dañarse.

Quien se dio cuenta de la situación fue su pareja, también policía, quien sintió un olor extraño en la vivienda. Cuando se dieron cuenta la sacaron del horno con un trapo y la guardaron en un freezer, para luego darle aviso a la Inspección General de Seguridad. 

Debido a esto la IGS abrió una investigación administrativa y se dispuso el secuestro del arma provista, dos cargadores y la totalidad de las municiones para ser remitidas a Arsenales.

El arma en cuestión es una Taurus PT 609 Pro con dos cargadores y 24 municiones. Según explicó el efectivo, la “escondió” en ese lugar por motivos de “seguridad”, pero que luego se olvidó de sacarla. 

Finalmente trascendió que el policía podría recibir una sanción disciplinaria -sería suspendido unos días- y también debería hacerse cargo de los costos de reparación del arma, si es que se comprueba que tuvo algún daño.