¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Tragedia del Challao: prisión domiciliaria y fianza millonaria para el conductor

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

23° Mendoza

Domingo, noviembre 27, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$171,7500

Dólar Ahorro/Turista

$301,79

Dólar Blue

$320,00

Dólar CCL

$323,02

Euro

$172,3792

Riesgo País

2370

23° Mendoza

Domingo, noviembre 27, 2022

RADIO

ONLINE

Tragedia del Challao: prisión domiciliaria y fianza millonaria para el conductor

Se trata de Jorge Díaz, quien luego de pagar una fianza de $5 millones recibió el beneficio de prisión domiciliaria.  

Redacción
28/03/2022 18:47

Este lunes el empresario Jorge Díaz (62), acusado del trágico accidente vial en El Challao donde perdieron la vida dos personas, fue beneficiado con la prisión domiciliaria. Para ello, el hombre debió pagar una fianza de $5 millones.  

Fue el fiscal de Tránsito, Fernando Giunta, quien ordenó que Díaz cumpla con la prisión en su domicilio, ubicado en el barrio Dalvian. Esto se debe a que los delitos de los que se le acusa son excarcelables, y además tiene un problema de salud (hace poco fue operado de su columna). 

Los abogados defensores, Lucas Lecour y Sergio Salinas, fueron quienes rindieron la fianza de cinco millones. Mientras tanto, el investigador de la causa se encuentra reuniendo pruebas para terminar de dilucidar el motivo por el cual el empresario perdió el dominio de su vehículo y terminó atropellando a las víctimas.

El trágico hecho se produjo cerca de las 22.30 del martes pasado en la rotonda de la avenida Champagnat y Regalado Olguín. Allí un grupo de jóvenes se encontraban sentados en el cordón cuando fueron arrollados por un Mercedes Benz C300 conducido por Díaz. 

El adelanto de la pericia mecánica determinó que Jorge Díaz, que reside a pocos metros en el barrio Dalvian, no alcanzó a frenar ni a volantear en la maniobra. Debido al hecho murieron, en el lugar, Daiana López (29) y Pablo Navarro (25), en tanto que Andrea Morales quedó internada en delicado estado.

Dos testigos declararon en la causa que el empresario, dueño de una empresa de software, se distrajo con su celular. Sin embargo, la defensa sostiene que el hombre había dejado el teléfono en su domicilio.