Publicidad

7° Mendoza

Sabado, mayo 21, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$123,7500

Dólar Ahorro/Turista

$204,45

Dólar Blue

$204,00

Dólar CCL

$211,58

Euro

$125,1267

Riesgo País

1945

7° Mendoza

Sabado, mayo 21, 2022

RADIO

ONLINE

Le metieron cuatro puñaladas y lo dejaron tirado en la calle

Creen que lo mataron para robarle el celular. La familia de la víctima busca testigos y pide que se difundan los videos de las cámaras de seguridad. No hay detenidos por el hecho

Redacción
27/01/2022 08:32

 

Juan Herrera tenía 22 años y lo asesinaron frente a la estación de trenes de Quilmes, y a metros de la comisaría 3° de esa localidad bonaerense. Su familia exige desesperada que se difundan las imágenes de las cámaras de seguridad para identificar al delincuente.

Un llamado al 911 alertó a la policía sobre la presencia de un cuerpo en Pasaje Gaboto y Garibaldi. Hasta ese lugar se movilizaron minutos después un patrullero y una ambulancia del SAME, pero ya no había nada que pudieran hacer para reanimar a la víctima. Juan había sido apuñalado cuatro veces.

 

 

Sus familiares y amigos exigen justicia y piden que se acelere la investigación. En ese sentido, lanzaron una campaña en las redes en busca de testigos y además solicitaron que se conozcan las filmaciones de las cámaras de seguridad de esa zona.

La principal hipótesis apunta a que el joven fue víctima de un hecho de inseguridad, ya que en la escena no se pudo encontrar su teléfono celular. La causa es investigada por la fiscal Ximena Santoro de la UFI N°7, pero hasta el momento no hay detenidos por el homicidio.

La consternación por el brutal crimen de Juan Herrera se hizo sentir fuerte en las últimas horas a través de las redes sociales. Verónica Faure, docente de la víctima, le dedicó un conmovedor mensaje en su muro de Facebook.

 

 

“Él era Juan y fue mi alumno en Preescolar. La última vez que lo vi, hará 3 años, me pidió una foto y me hizo unos chistes, yo le mencioné que no podía creer que ya terminara el secundario y él me dijo que yo estaba igualita (además de comprador, mentiroso), que tenía los mejores recuerdos de su infancia en el Jardín. Llore de impotencia, llore a esa madre, a esa hermana, a ese padre... lloré porque soy mamá y porque vivo aterrada. Ya no hay “horas ni lugares peligrosos” en Quilmes. En mi Quilmes, en donde nací y trabajé desde que soy docente. Donde viven todos mis nenes, donde los puedo cruzar y me muestran a sus hijos, me cuentan que están estudiando, me reconocen y aún me dicen Seño. Pero a Juanjo no lo volveré a cruzar...tenia que viajar, reír, estudiar, no tenía que irse tan pronto y tan lejos. Te recuerdo así, lindo y bueno, bohemio y ocurrente. Jamás se te podía dar una respuesta cortita porque me perseguías bombardeando a “por qués”. Eras muy chistoso, como aquella vez en esa fiesta de egresados... cumpleaños mismo mes, mil macanas en el jardín y una vez que te caíste feísimo de un tobogán. Faltó de Juan para su familia y sus amigos, para sus compañeros de trabajo, para sus seres queridos...falta Juan para cruzarlo por Quilmes y pedirle que por favor se saque ese aro y que sea siempre un buen alumno y siga siendo un buen tipo. Falta y es irremediable”.

“Por Juan y todos aquellos chicos que no vuelven porque cometen el tremendo delito de tener un celular o una bicicleta o un par de zapatillas... justicia!!!!!”.