14° Mendoza

Jueves, junio 30, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$130,0000

Dólar Ahorro/Turista

$215,13

Dólar Blue

$239,00

Dólar CCL

$253,25

Euro

$130,8669

Riesgo País

2374

14° Mendoza

Jueves, junio 30, 2022

RADIO

ONLINE

Dictaron la prisión preventiva para el hombre que admitió que mató a su ex y tiró el cuerpo en Papagayos

Mario Ricardo Castro admitió el crimen de su ex, María Aida Oliva, y permanecerá detenido mientras avanza la instrucción. 

Redacción
03/05/2022 19:29

El pasado 5 de abril María Aida Oliva fue asesinada por su ex marido en Ciudad, Mario Ricardo Castro, quien confesó ser el autor del ataque dos días después, cuando ya la policía lo buscaba. 

María Aida, de 52 años, murió debido a un fuerte traumatismo en el cráneo. Finalmente este martes el juez Sebastián Sarmiento dictó la prisión preventiva para Castro, por lo que el hombre permanecerá detenido mientras continúa la instrucción. 

Según trascendió, el pedido de la fiscal Claudia Ríos, a cargo de la investigación, se basó en las pruebas recolectadas en contra del acusado, más allá de que este admitió haber matado a la mujer con quien tenía seis hijos. 

Así, quedó “firme” la calificación de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género, es decir, femicidio. La única pena posible, en caso de ser hallado culpable, es la de prisión perpetua. 

Con este panorama se abrieron dos escenarios posibles: el primero es que Castro, en un juicio abreviado, admita su culpabilidad; la otra opción es que se siente en el banquillo de los acusados y sea juzgado por un jurado popular. Sea cual sea el camino elegido, todo parece indicar que llegará a un mismo destino: la pena mácima. 

El cuerpo de la mujer fue encontrado el 7 de abril luego de una denuncia de averiguación de paradero presentada un día antes por una de sus hijas. Tras eso los ojos se posaron rápidamente sobre Castro, y cuando la Policía fue a su casa encontró que el hombre tenía una lesión en la mano. 

Cuando le preguntaron sobre el origen de la herida, no supo qué responder. Ante la falta de justificación y con todos los indicios direccionados hacia él, se solicitó una orden de allanamiento. Fue en ese momento cuando el hombre se quebró y admitió: “Yo tengo la culpa de todo, la tiré en Papagayos”. Fue así como los sabuesos fueron hasta esa zona para desplegar un rastrillaje y hallaron el cadáver de la mujer.