POLICIALES Investigación Martes, 11 de Junio de 2019

Video: uno de los acusados asegura que mataron al diácono en defensa por un abuso sexual

Uno de los detenidos dio su primera vesión del hecho y aseguró que conocía al religioso desde hacía cinco años

Martes, 11 de Junio de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Martes, 11 de Junio de 2019 | Uno de los detenidos dio su primera vesión del hecho y aseguró que conocía al religioso desde hacía cinco años

Los dos jóvenes acusados de haber asesinado al diácono de Lomas de Zamora, Guillermo Luquín, dieron sus versiones de los hechos, aunque no forma parte de la declaración indagatoria, y hablaron de una relación previa y hasta de una denuncia de años de acoso.

Los aprehendidos son pareja y tienen 19 y 20 años. En un video que se viralizó en las últimas horas, uno de ellos, identificado como Roberto Javier Céspedes, confesó que son los autores del crimen pero explicó, con detalles, qué ocurrió esa noche.

El joven dijo que relación con el cura llevaba más de cinco años y que siempre había sido tormentosa. Aseguró que conocía a Luquín desde que él tenía 14 años y que fue acosado desde un primer momento por el diácono, pero nunca se había animado a denunciarlo.


"Empezó esto cuando yo tenía 15 años e iba al colegio. El diácono se acercaba cada vez que yo salía de mi casa, acosándome. Preguntándome si necesitaba algo, si quería ir a tomar un café, si quería ir acercarme al colegio, a lo que yo siempre respondía que no", dijo el joven.

De acuerdo a sus palabras, el día del crimen Luquín lo invitó a su domicilio para charlar y ayudarlo a conseguir un trabajo. Céspedes aceptó la propuesta pero puso como condición ir con su pareja.

"Llegamos a eso de las 23:57. Nos recibió Guillermo. Abrió la puerta, entramos. Nos quedamos en el living, nos ofreció una coca, una gaseosa. tomamos, más que nada tomé yo. Mi pareja no tomó", detalló el joven.

En un momento, Luquín lo invitó a la habitación con la excusa de mostrarle unos cuadros. "Cuando estoy entrando a la habitación, lo encuentro a Guillermo que se estaba masturbando en la cama, con todo el cuerpo obviamente desnudo, a lo que le digo que lo que estaba haciendo era una falta de respeto, que no era lo acordado. Nosotros habíamos acordado comer una pizza, tomar un café o tomar una coca y charlar", aseguró Céspedes.

El joven dijo que se negó pero el religioso se abalanzó sobre él e intentó abusarlo. "Empezó a forcejear conmigo como para obligarme a tener relaciones con él. Me empuja contra la cama, me baja el pantalón y me mete el dedo en la cola. Cuando me mete el dedo en la cola, sale mi novio del baño, porque escuchó el ruido. Él estaba forcejeando conmigo, Guillermo. Bueno, empezamos a forcejear, me empiezo a defender, alejándolo como para sacarlo de encima. No pudimos", explicó.

En ese momento, su pareja agarró un velador de la habitación y se lo impactó en la cabeza al diácono. "Guillermo tenía un cuchillo en la mano, el estaba apoyado encima mío. entonces yo… voy a querer sacarle, porque me quería chupar el cuello, sacarle la cabeza (...) Él me quiso clavar un cuchillo (...) entonces yo, con la misma mano de él, obviamente, mi mano sobre su puño, se lo llevé hacia el lado de la carótida", agregó. En ese momento ambos decidieron huir del lugar.

La versión de los hechos condice con algo que dijo el propio hermano de Luquín, quien afirmó que años atrás el diácono había recibido una denuncia en su contra en las redes sociales en la que se lo acusaba de haber intentado llevar a un menor de edad a un lavadero para abusar sexualmente de él. Así y todo, esa denuncia nunca fue efectuada ante la Justicia.

El diácono fue encontrado sin vida el domingo por la mañana envuelto en una sábana dentro de una habitación de su domicilio, en Temperley. Fue hallado con múltiples heridas de arma blanca y con un fuerte golpe en su cabeza.

Seguí leyendo