25° Mendoza

Sabado, octubre 23, 2021

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$103,7500

Dólar Ahorro/Turista

$173,15

Dólar Blue

$195,00

Dólar CCL

$179,33

Euro

$115,6207

Riesgo País

1672

25° Mendoza

Sabado, octubre 23, 2021

RADIO

ONLINE

Gatillo fácil: perpetua para el policía que mató a un joven en La Favorita

16/09/2021 16:07

José Alexis Méndez Castro recibió la pena de prisión perpetua por matar a un joven a sangre fría.





Este jueves un jurado popular halló culpable a un policía por el crimen de un joven de 29 años en La Favorita, Ciudad. Lo más trascendente en esto es que se trató de la primera condena por gatillo fácil en Mendoza. 

Se trata del efectivo José Alexis Méndez Castro, condenado a prisión perpetua por el haber matado, durante una persecución y con el arma reglamentaria, a Ricardo Bazán (29), quien corrió por temor a que lo detuvieran en un control ubicado en el barrio Nueva Esperanza de La Favorita. El hecho de sangre tuvo lugar el 1º de mayo del año 2019. 

El debate había comenzado a principio de semana y luego de los alegatos, el jurado deliberó durante cinco horas. Finalmente los 12 ciudadanos encontraron culpable a Méndez Castro por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por la función.  

De esta manera el ahora condenado deberá cumplir, como mínimo, 35 años de cárcel antes de poder pedir la libertad condicional. Es que Méndez Castro también fue sentenciado por abuso de arma, ya que también, durante un entredicho, le había disparado con su arma reglamentaria a un militar (lo hirió en la pierna). 

La defensa del efectivo policial, representada pro Nélida Basso, había solicitado que se cambie la calificación ya que se trató de un accidente: “La bala rebotó. No fue un disparo directo. Tenía restos de pavimento”. 

El crimen de Bazán se produjo el mencionado día sobre calle Libertad, entre El Algarrobal y Las Rosas, en el barrio Nueva Esperanza de La Favorita. Allí Méndez Castro y otros dos policías frenaron la marcha de una camioneta en la que viajaban dos hombres, a quienes hicieron bajar y los palparon. 

Los colegas del acusado, que declararon en el juicio, indicaron que los hombres de la camioneta no tenían ningún tipo de arma.  Pero se conoció que Méndez Castro conocía a Bazán de antes y que tiempo atrás lo habría amenazado.

Ante esto, el joven se podría haber asustado y salió corriendo para no ser detenido. Ante esto el efectivo salió a perseguirlo durante 200 metros y disparó 6 veces en tres tramos diferentes. Justamente dos de los disparos impactaron en el cuerpo de Bazán (uno le perforó el corazón). 

Tras esto, Méndez Castro le plantó un arma tumbera a Bazán (luego se comprobó que el arma no tenía huellas del joven y que además el fallecido no tenía rastros de pólvora en sus manos).