La noticia del año en el fútbol llegó, y vaya de qué manera. Lio Messi ha dicho al Barcelona que quiere dejar el club con el que ha jugado toda su vida. Las reacciones no se han hecho esperar, desde los aficionados que se han reunido para pedir la dimisión de Bartomeu, pasando por comentarios de compañeros y excompañeros del argentino, pero también hay mucho de qué hablar del futuro de la ‘Pulga’. La MLS es una de esas posibilidades, aunque es muy remota por el tema económico.

El Inter Miami es el equipo que apuntaría a ser el destino. El mercado latino del sur de la Florida, la conexión con David Beckham (Messi le felicitó y se ‘ofreció’ se hizo oficial la creación de la franquicia) y hay reportes de que el ‘Spice Boy’ ha tenido contactos con el argentino.

Pero la realidad es que en este momento luce muy complicado. Pocos equipos estarían con posibilidades de pagar para tener a Messi y los de la MLS, salvo una sorpresa mayúscula, no están entre ellos.

Según reportó en su momento Football Leaks, Messi ganaba unos 106 millones de dólares al año en el Barcelona. Cifra astronómica considerando que el mejor pagado de la MLS actualmente es Carlos Vela, con 6.3 millones. Se podría hacer algún acuerdo como el que trajo a Beckham a la MLS como jugador, ofreciéndole participación en el grupo de propietarios que a la postre llevó a crear el Inter Miami, pero aún así las cuentas no cuadran, y por más que el siguiente club de Messi seguramente pagará una fracción apenas de esos 100 millones, aún así pareciera muy lejos del alcance de la liga norteameriana.

La situación de la pandemia complica todavía más al mundo del fútbol, con reducciones millonarias en los ingresos que dejan a pocos clubes con finanzas sanas para poder considerar un movimiento de tal magnitud, que quizás no sea el traspaso más caro de la historia, pero si tomamos en cuenta el cómo salió Cristiano Ronaldo del Real Madrid, hablamos de más de 100 millones de dólares.

Y todavía no hablamos del tema competitivo. La MLS ha mejorado en calidad en los últimos años, eso es innegable, pero Messi podría aspirar todavía a ganar torneos en Europa y es probable que ahora sea una ‘obsesión’ ganar una Champions fuera de Barcelona. Eso la MLS no se lo puede ofrecer, pero sí los otros clubes de grandes bolsillos como el Manchester City (con la sombra del fair play financiero), PSG, Manchester United, Chelsea y Juventus.

Lo que sí le puede ofrecer la liga norteamericana es un refugio para salir de la vorágine de rumores y de tanta afición. La liga ha crecido, pero en Estados Unidos sigue por detrás de la NFL, MLB, NBA y hasta la NHL. Tendría esa tranquilidad y calidad de vida que a muchos futbolistas le ha seducido, pero posiblemente no para 2020. Después, ¿quién sabe?